Investigadores de Quilmes y La Plata están trabajando en Olavarría

Ocho investigadores de dependencias policiales especializadas de Quilmes y La Plata están trabajando desde hoy en Olavarría en colaboración con el fiscal Luis Eduardo Arbío, a raíz de la desaparición de la adolescente Magalí Giangreco y el hallazgo en una estación de servicios abandonada de un cuerpo que podría pertenecer a la chica.
Extraoficialmente se supo que el grupo de detectives llegó a la ciudad a raíz del pedido formal que realizó el viernes pasado en Alvear el intendente José María Eseverri al ministro de Seguridad bonaerense Carlos Stornelli. Parte de los ocho especialistas pertenecen a la Delegación Departamental de Investigaciones de La Plata y se desenvuelven en un área especial para casos de ataques violentos contra las personas. El resto llegó desde Quilmes y están preparados para pesquisas por homicidios.

Paralelamente, trascendió hoy que están tratando de llegar a la mayor certeza posible sobre la identidad del cuerpo encontrado la semana pasada en un predio abandonado de Junín y Vélez Sarsfield. Este es el propósito de los peritos forenses para poder esclarecer la causa de la muerte. Es por eso que apuntan a intentar recuperar las huellas digitales del cadáver y realizar finalmente la prueba de ADN.

Sin embargo, hay suficiente cantidad de elementos que ya indicarían que se trata del cuerpo de Magalí Giangreco, desaparecida el 28 de febrero pasado. La estatura del cuerpo, de un metro setenta, el cabello corto y oscuro, la edad y el sexo femenino que arrojó la información de la autopsia realizada ayer en la morgue judicial de Lomas de Zamora. A esto se suma que en la ciudad se busca sólo a una chica que está desaparecida. Otro indicador será la prueba de ADN y para ello, los peritos no necesitarán en forma obligada la colaboración de la familia biológica de la joven ya que han recopilado elementos, como cabellos, de la cama donde dormía en su casa y otros indicadores de su cepillo de dientes.

Comentá la nota