INVESTIGACION DEL CONICET Junín quedó 139º en un ranking que midió a 511 ciudades de toda la Argentina

Con esa posición se ubicó dentro del 30% de las mejores. El estudio se hizo a través de indicadores socio económicos y ambientales. Punta Alta, en el distrito bonaerense, quedó como la mejor ciudad para vivir.
La laguna de Gómez, el nivel universitario de los profesionales, el nivel socio económico de los ciudadanos fueron algunas de las cuestiones que tomó en cuenta un ranking de ciudades de la Argentina realizado por CONICET para posicionar a Junín.

Pero el resultado no fue tan positivo. Es que nuestra ciudad quedó 139º sobre un total de 511, muy lejos de Punta Alta, la ciudad que se quedó con el número 1.

"No está mal. Quedó dentro del 30% mejor posi-cionado, que no es poco", dijo a DEMOCRACIA Guillermo Velásquez, director del Centro de Investigaciones Geográficas de la Universidad Nacional del Centro en Tandil, y coordinador del proyecto.

Realizado por un equipo de investigadores especializados en geografía y demografía y con la participación de seis universidades nacionales, el listado intentó medir la calidad de vida con distintas variables socio económicas y ambientales que llegaron a incluir hasta la belleza paisajística.

El estudio fue elaborado en base a las estadísticas publicadas e inéditas del censo nacional de 2001 del Indec y fue presentado en el libro "Geografía y bienestar", de la editorial Eudeba. Los indicadores que se tomaron en cuenta, entre otros, fueron datos vinculados a la mortalidad infantil, el acceso a la cobertura médica y el nivel de educación, las condiciones de las viviendas y diversos problemas ambientales.

La investigación sobre Junín la llevó adelante un grupo de investigadores de la Universidad del Centro que dirigió el propio Velásquez. "En Junín hay muchas cosas para destacar y, evidentemente, otras para mejorar. Lo cierto es que forma parte de la región pampeana, que contiene a la mayor parte de las ciudades mejor posicionadas", desarrolló el especialista del CONICET.

"Usamos la misma metodología para todas las ciudades y eso nos permitió poder calificar con un criterio objetivo. Fue un trabajo realizado con mucho tiempo", explicó Velásquez.

Las mejores

Las ciudades de mejor calidad de vida son Punta Alta, Monte Hermoso, Comandante Luis Piedrabuena (Santa Cruz), y Río Grande (Tierra del Fuego). Después se ubicaron Buenos Aires y la localidad de Olivos. La Plata, por ejemplo, quedó en el puesto 77.

En el otro extremo, las peores ubicadas son General Mosconi (Formosa), Valle Grande y Rinconada (Jujuy), Laguna Yema (Formosa) y Santa Catalina (Jujuy)

La ciudad que tiene la mejor calidad de vida, Punta Alta, cuenta con 63 mil habitantes, y está marcada por el ritmo que impone la base naval de Puerto Belgrano. Unas 15 mil familias dependen directamente de la base.

Allí el 78% goza de cobertura médica y menos del 3% vive sin baño. En el otro extremo, se encuentran los que viven en General Mosconi, en el noroeste de la provincia de Formosa, donde hay una comunidad de la etnia wichí. Allí, sólo el 13% de la población accede a una cobertura social y el 97% habita en una casa sin baño.

La mejor de todas, Punta Alta, sobresale porque brinda a sus habitantes mejores condiciones en el acceso a la educación, la salud, la vivienda, y hasta un buen disfrute del ambiente. "Tiene una alta proporción de población que terminó la universidad y una baja proporción que no terminó el primario. La mortalidad infantil es baja, así como también lo es la cantidad de gente hacinada (más de dos personas por cuarto) y la de personas sin inodoros instalados. Casi no enfrentan desastres ambientales, como inundaciones, ni erosión de suelos", explicaron los investigadores.

Las peores

Entre las 5 localidades peor ubicadas, se situaron varias del Norte argentino: General Mosconi, (For-mosa), Valle Grande y Rinconada, en Jujuy, Laguna Yema (Formosa) y Santa Catalina (Jujuy). Allí, más del 80% de la población no tiene baño en su casa y menos del 1% llegó a cursar la universidad.

"La ubicación tan baja del Norte argentino se debe a que el proceso histórico casi lo dejó al margen.

No recibió las grandes inversiones en industrialización que tuvieron otras regiones como la Pampeana.

También el Norte fue afectado por inundaciones y sequías", precisaron los investigadores.

Comentá la nota