Una investigación que avanza

Desde Santiago del Estero, la mamá del niño cuya adopción se investiga dijo: "Lo único que les pregunté fue si se iban a hacer cargo de los gastos porque no tenía para darles (plata). Lo único que quería era lo mejor para mi hijo".
Las dos mujeres que se encontraban prófugas en la causa sobre un supuesto tráfico de bebés en el Hospital Provincial fueron detenidas ayer por efectivos de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) y quedaron detenidas, tras abstenerse de declarar ante el juez Juan José Donnola. Al mismo tiempo, en Santiago del Estero, la mamá del niño cuya adopción se investiga habló con el diario El Liberal. "Nunca me dieron nada, yo lo único que les pregunté fue si se iban a hacer cargo de los gastos porque yo no tenía para darles (plata). Lo único que quería era lo mejor para mi hijo", dijo la mujer de Pinto, una localidad ubicada a 300 kilómetros de la capital de Santiago del Estero. El juez citó también ayer a la pareja que tiene la guarda del bebé, quienes tampoco declararon.

En Rosario, la causa judicial avanza rápidamente. Con los datos precisos, los policías encontraron a la mujer y la cuñada de José Peralta, el hombre detenido el pasado lunes, sospechado de llevar y traer mujeres embarazadas desde Santiago del Estero. Las dos prófugas se encontraban en la casa de una de ellas, en la zona sur. Al mismo tiempo, la mamá del bebé sostuvo que la engañaron. La mujer vive en Pinto junto a su pareja y otros hijos. A mediados del año pasado, un matrimonio rosarino llegó con regalos para sus los niños y tiempo después se convirtieron en el nexo entre una pareja adoptiva de Santa Fe y la mujer dio a luz a finales de abril de este año.

El abogado defensor de la madre biológica indicó que la mujer "fue utilizada por una red de Rosario, donde permaneció prácticamente secuestrada".

La mujer, de 30 años, sostuvo que conoció a una pareja rosarina hace poco más de un año. Según afirmó, visitaban periódicamente Pinto y sus alrededores. En 2008, la mujer quedó embarazada. Su situación económica es delicada, ya que toda la familia sobrevive de las pocas changas que hace su marido. Allí apareció la pareja rosarina. "Un día, cuando ya estaba embarazada de seis o siete meses, anduvieron por mi casa y les comenté que, como no podía criarlo, quería darlo en adopción y me dijeron que iban a conseguir alguna persona en Rosario. Entonces les dije que sí, que lo único que quería es un futuro mejor para mi hijo que yo no se lo podía dar", recordó en el relato publicado por el diario digital de Santiago del Estero diariopanorama.com

Lo que siguió, según su relato, fue el viaje a Rosario. En los primeros días de febrero la trasladaron para un control médico, pero nunca pisó un centro de salud. "Cuando estaba en casa de ellos, me preguntaban si me arrepentía de dar el bebé y me decían que si después de firmar los papeles de la adopción me arrepentía me iban a quitar los nenes y que me iban a meter presa", contó la mujer, que tuvo un varón en el Hospital Provincial. El niño estuvo con ella dos días, mientras estuvo internada. En el centro de salud firmó una planilla a su nombre que certificaba el nacimiento de la criatura. En los días posteriores tramitó el DNI, pero casi de inmediato el matrimonio rosarino se lo quitó. "Decían que era para hacer los papeles de la adopción", dijo la madre.

Días después del nacimiento, la criatura fue entregada a una pareja que apareció en la casa donde se hospedaba la pinteña. Fue la única vez que vio a los "nuevos padres" de su bebé. Le dijeron que viven en Rosario y que no se hiciera problemas porque el niño iba a estar bien.

Además, Donnola libró un exhorto al juez de Añatuya, en Santiago del Estero, para realizar diligencias en el lugar y ubicar a la madre biológica del bebé. El operativo de las TOE en la provincia del norte está previsto para los próximos días.

El magistrado también tiene a su cargo la investigación de una causa de características similares, que había ingresado al juzgado de Instrucción 14, a cargo de María Elena Sabatier, pero quedó acumulado en su juzgado. citó ayer a indagatoria a las dos personas que tienen en guarda al bebé, pero se reservaron el derecho a declarar.

Fuentes de la investigación indicaron que las mujeres se negaron a declarar ante el juez Donnola, argumentando que no estaban pasando por un buen momento anímico. A través de un comunicado, el magistrado informó que las mujeres "aducen problemas de salud, lo que se está evaluando con profesionales médicos".

Hasta el momento se encuentran involucradas en la causa ocho personas. Las más comprometidos son Peralta, su esposa y su cuñada, que se encuentran detenidas; y el concuñado de Peralta, que según señalaron los investigadores a Rosario/12 fue una de las personas que retiró "de prepo" a la madre biológica del Hospital Provincial, luego de dar a luz a su bebé a principios de abril, y que en las próximas horas podría quedar detenido.

Los delitos por los están imputados supresión de identidad, tentativa de estafa procesal y falsificación de instrumento público son comunes a todos los involucrados, pero el juez está analizando el grado de participación del matrimonio adoptante y de los abogados María Bousoño Simili y Mariano Roldán, que patrocinaron al matrimonio en el trámite de la guarda provisoria del bebé. Los profesionales se presentaron espontáneamente a declarar y luego quedaron en libertad.

En relación a la otra causa que en principio había recaído en el juzgado de Instrucción N 14, a cargo de María Elena Sabatier, y que luego pasó al de Donnola, donde se investiga la supuesta venta de un bebé por parte de una mujer rosarina que dio a luz en el Hospital Provincial, las personas involucradas serían otras.

Comentá la nota