Investiga la Justicia la visita al "rey de la efedrina".

Un fiscal pide realizar cruces de teléfonos.
La justicia federal investiga la extraña visita que realizó un hombre que atiende en el Ministerio del Interior al denominado "rey de la efedrina", Mario Segovia, en la cárcel de Ezeiza para conversar sobre el primer candidato de Unión Pro bonaerense, Francisco de Narváez.

La investigación sobre Carlos María Fasán, un operador político que se presenta con una tarjeta del ministerio aunque oficialmente no trabaja allí, pretende determinar quién lo envió a conversar con el detenido, acusado de enviar ocho toneladas de efedrina a México.

Fasán dijo, a través de su allegados, que había ido por su cuenta a la cárcel, pero un jefe penitenciario declaró ante la Justicia que cuando al visitante le dijeron que no podía ver al preso, llamó por teléfono a alguien para decir que necesitaba una orden judicial.

A partir de estos datos publicados por LA NACION, el fiscal federal Sebastián Basso, que subroga la fiscalía de San isidro, pidió al Servicio Penitenciario Federal copia del acta en la que consta la visita de Fasán y la declaración testimonial del jefe penitenciario. Basso es fiscal en la causa en la que Segovia denunció al juez federal de Zárate-Campana, Federico Faggionato Márquez, porque supuestamente lo había presionado para que involucrara a De Narváez con la efedrina, a cambio de no perseguir a su padre y a su cuñado.

Esa denuncia quedó radicada, por ahora, en el juzgado federal de San Isidro a cargo de Conrado Bergesio. Lo que sucede es que su colega de San Martín Juan Manuel Culotta también tuvo intervención en una denuncia sobre hechos similares.

El fiscal Basso pidió, además, que en caso de que existiera motivo para sospechar que Fasán hubiera sido enviado por Faggionato Márquez para entrevistar a Segovia se realizaran algunas medidas de prueba. Por ejemplo, cruces de llamadas realizadas entre un celular a nombre de Fasán y los números del juzgado federal de Zárate-Campana.

El abogado de Segovia, Mariano Cúneo Libarona, querellante en la causa, fue más allá y pidió que se citara a declarar a Fasán para determinar si fue enviado por Faggionato Márquez. Ese juez citó a prestar declaración indagatoria a De Narváez al considerar que era sospechoso de estar involucrado en el tráfico de efedrina. De Narváez no fue a declarar y, en cambio, recusó al juez al entender que era parcial.

La recusación está en manos de la Cámara Federal de San Martín que resolvió citar a los abogados del candidato de Unión Pro para el martes 30, con el fin de que fundamentaran por qué quieren apartar al juez. Así, la indagatoria de De Narváez y la recusación se resolverán tras las elecciones.

Comentá la nota