¿La AFA investiga a cinco árbitros?

Dos serían de Primera A y tres de la B Nacional. Alejandro Toia, secretario general de la Asociación Argentina de Árbitros, niega que haya listas, pero tampoco se esconde: "Con mirarnos a los ojos, sabemos quiénes somos".
El caso es muy delicado y obliga a tener mucho cuidado, pero en la AFA ya no sorprende. Es vox pópuli. Por los pasillos de Viamonte al 1300 suena fuerte que una amplia minoría de los árbitros, exactamente cinco, estarían bajo una mira especial. Dos dirigen en Primera División; tres, en la B Nacional. Hace ya algunas semanas, las autoridades del fútbol argentino iniciaron una investigación no oficial para averiguar cómo fue que habrían aumentado su patrimonio económico de manera ostensible en los últimos años.

Del rumor, que al menos en la AFA es más que un rumor, ya tiene conocimiento el secretario general de la Asociación Argentina de Árbitros, Alejandro Toia. El hombre, con la voz firme, aclara que "la AFA no inició ningún sumario y a mí no me consta para nada que exista una lista", pero igual reconoce que ya escuchó ese trascendido.

Toia lo admitió en el programa Un buen momento, de Radio La Red, la semana pasada, y también en diálogo con Crítica de la Argentina, en las últimas horas. Y, con mucha cautela, hace un pedido muy lógico: "No quiero que se genere una psicosis". Pero Toia, también, dice mucho con una pequeña frase: "Acá nos conocemos todos. Y con mirarnos a los ojos ya sabemos quiénes somos". Quien quiera entender que entienda.

En la AFA intentan explicar la investigación con un ejemplo directo: "¿Cómo hacen árbitros que ganan entre 3 mil y 4 mil pesos por partido en Primera División para haberse comprado algún auto importado? Es raro. Por eso, lo que se está haciendo ahora es una investigación del patrimonio económico. Se busca comparar sus últimas declaraciones de bienes. No es algo nuevo, de hecho, nadie debe sentirse perseguido en particular: ya se había hecho en los últimos años con algunos árbitros que dirigían en Primera A y ya dejaron de dirigir".

La lista de los cinco investigados en la actualidad estaría encabezada por un árbitro de perfil muy alto y actuaciones no menos polémicas. Y detrás suyo se encontraría otro juez que, con varias actuaciones de flojo nivel, ya recibió varias críticas públicas de jugadores y directores técnicos de Primera División. Ambos ya dirigieron en el actual torneo Apertura. Por su parte, los tres árbitros de la B Nacional que generan incertidumbre en la AFA tendrían una cuestión gramatical en común.

Como era de esperar, entre ciertos árbitros hay malestar por lo que entienden una campaña injusta por parte de la AFA. "Acá hay muchos intereses. Es raro que digan en voz alta esto de la supuesta investigación. Esto no ayuda para nada", braman en privado. Otros jueces, incluso, se quejan en público de que cobran poco dinero en relación con los millones que mueve el fútbol. "Yo dirijo partidos de 50 millones de dólares (sic) y me llevo cuatro lucas. Y soy la autoridad máxima. Es raro", le dijo el internacional Pablo Lunati al diario Olé a fines de septiembre.

El caso, en todo caso, existe. Y merece ser tratado con cuidado.

El regreso de Brazenas

Gabriel Brazenas, el árbitro de la polémica final del Clausura pasado entre Vélez y Huracán, todavía no dirigió en este Apertura por problemas físicos. El juez aún no se recuperó de una vieja lesión y, cuando intentó pasar el examen, hace un mes, respondió por debajo de lo esperado, por lo que no recibió el alta. En su entorno aseguran que Brazenas se presentará pronto para volver a dirigir. Hace poco se lo vio en la cancha de Armenio viendo el partido del local ante Defensores del Belgrano. Crítica de la Argentina intentó preguntarle cuándo regresará a las canchas, pero el árbitro se abstuvo de responder.

Comentá la nota