Investiga la AFIP a empresas que giran dólares al exterior

A través de servicios contratados a casas matrices, las filiales de multinacionales sacan dólares del país y pagan menos impuestos. Preocupación oficial por una tendencia que crece
La suba del dólar ayuda al Estado Nacional –vía retenciones– a recaudar más pesos, pero también puede producir el efecto contrario. Esto ocurre cuando, para cubrirse contra futuros aumentos del tipo de cambio, las filiales de empresas multinacionales corren hacia la divisa verde. Por reglamentación del Banco Central, sólo pueden comprar hasta u$s 2 millones mensuales como “fondo de libre disponibilidad”, es decir, sin brindar ninguna explicación.

Pero la creatividad de los departamentos de Legales y Finanzas funciona a pleno para exceder ese límite. Una de las operatorias más comunes, que en las últimas semanas creció en grandes compañías, es contratar un servicio con la casa matriz y pagárselo en moneda estadounidense. En este tipo de operaciones los límites son altos o inexistentes. Además,

el precio del servicio puede ser fijado según el antojo corpo-

rativo.

“En una importación intrafirma de productos, por ejemplo el intercambio Brasil–Argentina típico de las automotrices, donde se traen autos, cajas de transmisión o motores del país vecino, hay precios de referencia claro. Pero en una consultoría o capacitación, la tarifa es muy variable”, explicó un funcionario que conoce muy bien estas operaciones. En algunas dependencias oficiales, especialmente la AFIP, se está comenzando a mirar con lupa el balance de las grandes compañías, así como las operaciones que declaran en relación a sus casas matrices.

“La compra de servicios al mismo grupo, sea la central u otra filial, es una de las picardías más comunes para sacar dólares del país”, admite el director financiero de una compañía líder. “Algunas empresas lo hacen simplemente para remitir dólares al exterior. Otras, en cambio, buscan reducir su deuda en moneda dura –dólares o euros– con las casas matrices, entonces se apuran a comprar antes que el tipo de cambio les vuelva más cara esta operación”, agregó.

Además de la consultoría o capacitación, otra forma de remitir más dinero al exterior son las regalías o royalties. Como la propiedad intelectual de los productos nuevos –medicamentos o automóviles, por ejemplo– está patentada en los países de los cuales cada multinacional es originaria, un aumento en la tasa que se cobra intrafirma por tal concepto, redundará en más transferencia de dólares y menos ganancias para las filiales argentinas.

Mediante consultoría, capacitación o royalties, el efecto siempre es el mismo: menos rentabilidad para las compañías radicades en el país, en consecuencia una menor recaudación de Impuesto a las Ganancias. Por eso, cierto movimiento hacia el dólar encendió una luz de alarma en la AFIP, donde ya investigan balances de grandes empresas por otra típica maniobra para reducir el pago de Ganancias: la toma de préstamos con las casas matrices. “En realidad son aportes de capital, pero como tales no reportan interés. En cambio un préstamo sí lo hace, y este interés puede deducirse de Ganancias”, explicaron en la AFIP.

Frente a préstamos y compra de servicios intrafirma, la autoridad recaudatoria desarrolla dos estrategias. En los primeros casos, cuando detecta una posible elusión de Ganancias, realiza inspecciones que pueden derivar en sumarios y sanciones. Con el segundo tipo de figura, sólo les queda cobrar Holding Tax, una especie de Ganancia Mínima Presunta por el servicio contratado.

Comentá la nota