Invertirán $16 millones en sectores productivos

Se detectaron los puntos débiles y las fortalezas de cada área. Están considerados proyectos de 19 sectores.

En el diagnóstico se contemplaron sectores no tradicionales: frutas tropicales, camélidos y el pimentonero.

Muchos ganaderos no pueden incorporar tecnología, falta infraestructura y a la trazabilidad algunos la miran desde lejos; ese mismo sector tiene a favor un extenso territorio con aptitud productiva, el status sanitario lo favorece, al igual que la tradición local por los bovinos.

Los que apuestan a los cultivos andinos son pequeños sembradores, su organización es débil y la calidad del producto aún deficiente, pero están dispuestos a aprovechar las buenas condiciones agroecológicas porque la tierra les da alimentos con alto valor nutritivo, codiciados en el mercado externo.

Los sectores

Diecinueve sectores -incluidos los mencionados- están bosquejados en el Plan Estratégico de Desarrollo Productivo Agropecuario.

Sus representantes y la Secretaría de Asuntos Agrarios de la Provincia identificaron debilidades, amenazas, oportunidades y fortalezas de cada uno antes de proyectar un crecimiento agroeconómico para la próxima década.

Así, para que ninguno pierda la oportunidad, se plantearon acciones "para alcanzar el objetivo principal", que -en todos los casos- está vinculado a mejorar la producción salteña, fortalecerla, imprimirle competitividad y de esta manera poder venderla al mundo.

En el repaso aparecen problemas conocidos: dificultades para acceder a financiamiento, baja incorporación tecnológica, desarticulación de las cadenas de valor, trabas a las exportaciones, amenazas de nuevos competidores, mercados no consolidados y falta de capacitación, entre otros inconvenientes.

Pero el diagnóstico gira en positivo cuando aparecen el interés de los productores por salir adelante, las ventajas que ofrece la provincia por su ubicación geográfica y sus cualidades agroecológicas.

También se deben tener en cuentalas posibilidades de aumentar la participación en distintos mercados, la existencia de regímenes de promoción y la demanda sostenida de algunos productos por su calidad.

Debate extenso

La situación de cada sector fue debatida ya hace varios meses.

Productores y funcionarios coincidieron en las necesidades prioritarias, proyectos que ya tienen financiamiento asegurado a través de un convenio Provincia-Nación que anticipa para este año un desembolso de 16 millones de pesos.

Ese dinero será distribuido entre la construcción de centros municipales de secado de pimiento, la creación de una bodega comunitaria para pequeños viñateros, el desarrollo de la cadena de frutas tropicales, producción y abastecimiento de semillas mejoradas de legumbres, la instalación de plantas de clasificación, empaque, procesamiento y frío de hortalizas.

Fomento a la economía

Además de los mencionados, hay otros proyectos en carpeta: habilitación de una planta de procesamiento de cultivos andinos, construcción e instalación de una sala de extracción de miel, la distribución de machos a los productores caprinos y la habilitación de un establecimiento para la faena de camélidos.

El efectivo saldrá del Fondo Nacional de Promoción de Economías Regionales, una vez que se elaboren y aprueben los convenios específicos en los que ya están trabajando las mesas sectoriales que funcionan en la órbita estatal, con la participación de los empresarios.

Para el secretario de Asuntos Agrarios, Lucio Paz Posse, el Plan Estratégico tiene valor porque plantea un modelo de gestión diferente, con una "fuerte articulación con el sector privado".

El relevamiento se inició el año pasado, a través de esos grupos combinados de trabajo que desmenuzaron la realidad de cada cadena, realizaron el correspondiente diagnóstico y consensuaron objetivos generales para los próximos diez años.

Hay más trabajo

Para Paz Posse todavía hay más: "La labor no terminó con la identificación de metas prioritarias, porque la realidad va evolucionando, entonces pretendemos también ser dinámicos con nuestras decisiones a corto y mediano plazo. Lo importante acá es la gestión participativa del modelo", sentenció el funcionario.

Los sectores que están involucrados

El Plan Estratégico abre, con la descripción del sector de ganados y carnes, un capítulo en el que se marca el crecimiento del 10,9 por ciento entre el rodeo de 2007 y el de diciembre pasado, cuando se contaban 969 mil cabezas.

Cierra con la presentación del sector tabacalero, para el que se establece como objetivo principal el incremento de la producción en función de la demanda de los nuevos mercados.

En el medio, las otras 17 cadenas:

- Se especula expandir la competitividad de la industria frigorífica bovina, agregarle valor y lograr una mayor cobertura geográfica.

- La producción lechera abastece a un 30% del consumo provincial. Las acciones planteadas estimulan el aumento de litros, promueven el mejoramiento a escala e inducen un salto tecnológico.

- El diagnóstico de la producción caprina muestra la falta de inversiones, capacitación e infraestructura para incentivar el desarrollo y la capitalización.

- Los productores de ovejas se plantearon como posible una producción competitiva, con unidades económicas sustentables.

- Como en el resto del país la producción de camélidos es de subsistencia y bajo rendimiento, aquí se trabajará con la posibilidad de comercializar la fibra con certificación de origen.

- Los que crían caballos se ocuparán de la genética para convertirse en referentes exportadores. A favor tienen la existencia de leyes de promoción y en contra la deficiencia de los controles sanitarios.

- Los apicultores mantienen una estructura familiar pero las condiciones sanitarias los favorecen.

- La carne de conejo no es tan famosa ni demandada como la de vaca, razón por la que se trabajará para posicionarla como un alimento alternativo saludable.

- En el sector de los porcinos aparece como una fortaleza la presencia de grandes productores y se intentará cambiar la visión cortoplacista de algunos inversores forestales.

Comentá la nota