Invertirán más de u$s 18 millones para remodelar el teatro Cervantes

En el marco del Bicentenario se diseñó un plan de remodelación edilicia y tecnológica. Habrá una boutique con venta de merchandising y estudian recuperar la confitería
En 1918 el matrimonio de actores españoles Fernando Díaz de Mendoza y María Guerrero concibieron la idea de construir un teatro en Buenos Aires: el Cervantes. Casi 100 años después, el embajador español en la Argentina, Rafael Estrella, anunció junto al secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, la puesta en marcha de la primera etapa del plan integral de restauración y actualización tecnológica del teatro, que culminará en el 2012, con una inversión total de 14 millones de euros, que será afrontada en partes iguales por España y por el Cervantes. El presupuesto del teatro, que es un ente autárquico que depende de la Nación, ascendió de $ 6,5 millones en el 2006 a $ 22 millones este año, gracias a lo cual pudieron poner en marcha varias obras de mantenimiento.

"Hay un proyecto de hacer una segunda sala en lo que hoy es el Patio Andaluz, con una capacidad de entre 250 y 350 personas, con entrada y ascensor independiente. De este modo, podría haber funciones en simultáneo y producirse un 30% más de espectáculos: de los 350 que hay anualmente se podría pasar a 450", adelantó a El Cronista Horacio Galli, director de Administración del Cervantes.

El ejecutivo calcula que solamente la construcción de esta segunda sala podría salir $ 3,5 millones, monto que podría duplicarse en un abrir y cerrar de ojos si se le agrega los costos de las butacas, el sonido, la iluminación, los camarines, las consolas y toda la tecnología necesaria para ponerla a punto.

Otro de los proyectos consiste en reflotar la vieja confitería, que el teatro dejó de tener en el 2002, cuando los intervalos dejaron de ser extensos.

Por otra parte habría una boutique para mostrar todo lo que se hace en el teatro: desde exponer los vestidos de las obras emblemáticas hasta las maquetas de las escenografías, junto a la venta de merchandising, para que la gente entienda lo que está comprando. La idea es replicar lo que hacen varios teatros del mundo, o que ocurre aquí mismo en el Gran Rex, por ejemplo, donde se pueden comprar los recuerdos del Fantasma de la Opera.

La iniciativa de restauración del Cervantes constituye la principal contribución de España a la conmemoración del Bicentenario de la Argentina y se basa en las actas de la VII Reunión de la Comisión Mixta Hispano-Argentina, celebrada en Madrid en febrero último. Estrella subrayó la importancia de preservar y, al mismo tiempo, poner el edificio en condiciones, aprovechando todos los elementos técnicos. "La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) costeará los estudios previos, por un valor de 300 mil euros. Se trabajará en coordinación estrecha con la Secretaría de Cultura y la Sociedad Central de Arquitectos", explicó el embajador, quien prevé que, para el 2010, un sector de la fachada del teatro se restaure. Una comisión mixta de especialistas españoles y argentinos -que incluye a arquitectos de la Dirección Nacional de Patrimonio y Museos- supervisará la realización de los estudios.

Comentá la nota