Los inversores esperan la letra chica del canje para vislumbrar si habrá quita

Mañana saldría la resolución oficial y se develará el misterio. Operadores creen que habrá cautela esta semana a la espera de definiciones locales y el clima en Wall Street
Esta semana será de definiciones para los inversores. Se estima que mañana se conocerá la letra chica del canje de deuda en pesos (que en este primer tramo incluye el PRE9 y el PR12), y que el viernes se llevaría a cabo la operación. En el mercado hay expectativa por saber cómo se tomarán los títulos. O sea, si serán canjeados a valor nominal o teniendo en cuenta los precios actuales de mercado. Sucede que el Bocan 14 (el bono que se entregará a cambio de estas especies) tiene una paridad mayor. Si el Gobierno optara por canjearlos a precio de mercado, se entregarían menos Bocan 14 por cada PRE9 o PR12. En definitiva, la operación (para aquellos que quieran ingresar al canje) podría representar una quita en términos de capital. Pero algunos esperan que la relación técnica a la cual se tomarán los títulos no representará un castigo para el inversor. Sencillamente porque a Economía le conviene mostrar un alto nivel de aceptación. Y, en este caso, gran parte de los tenedores de estos bonos son privados (sólo el 25% está en manos del Estado).

Sea como fuere, se descuenta que esta semana será volátil tanto para bonos como acciones. Sucede que los días previos experimentaron fuertes subas a la par de la batería de rumores locales y un mejor clima en Wall Street. Ahora, con las cartas sobre la mesa, es posible que "tomen ganancias con la noticia". "Los bonos venían descontando el canje y si bien faltan definiciones sobre cómo se realizará, creo que esta semana puede arrancar con cautela", aseveró Antonio Cejuela, director de Puente.

El especialista dice que "cualquier dato que se conozca de afuera" puede provocar un toma de ganancias tanto en bonos como acciones. "Los títulos pueden seguir teniendo recorrido pero veo un escenario de estabilización de precios", augura Cejuela. Esto tiene que ver con que la semana pasada hubo subas del 13% en la renta fija local que ajusta por CER. El PR12 trepó 7,6% y el PRE9 ganó 4,80% tan sólo el viernes pasado con el anuncio oficial. Además, tanto los bonos en pesos como en dólares vienen recuperando hace meses y hoy los rendimientos (si bien contra otros países de la región siguen siendo infinitamente elevados), son menos atractivos. No hace mucho se encontraban bonos en dólares que ofrecían rendimientos del 60% anual (actualmente llegan al 20%).

Señales

De todas formas, este primer canje es solo el primer paso para despejar los vencimientos de deuda durante los próximos años. De hecho, la operación que se realizará este semana es insignificante en términos de alivio financiero para el Gobierno. Para Delphos Investment, "aún considerando la opción más optimista de canje desde el punto de vista de las cuentas públicas, el intercambio de bonos anunciado resulta irrelevante si uno tiene en mente los compromisos de deuda en los años venideros: aliviaría menos del 1% de los vencimientos por año de aquí a 2011".

Por eso, si bien la mirada del mercado está puesta en la primera incursión de Boudou en el mercado, se sabe que el camino es largo. No sólo porque tendrán que ocurrirse otros canjes de títulos que vencen en el corto plazo, sino que la tarea de volver a los mercado voluntarios de deuda llevará unos cuantos meses. Teniendo en cuenta la insignificancia del intercambio propuesto, Delphos especula con que en el futuro cercano se amplíen las ofertas. Los bonos ajustados por inflación con los mayores vencimientos en los próximos años son el Bogar 2018 y el Boden 2014. Respecto a los títulos en dólares, los mayores pagos en el corto plazo corresponden al Boden 2012 y al BONAR V. Se especula en la city que el próximo paso de Boudou será canjear los préstamos garantizados que suman vencimientos por u$s 1.600 millones hasta 2011.

Comentá la nota