Inversores desconfían: se refugian en el dólar

Por: Luis Beldi

Pocos dudan de que Guillermo Moreno se alejará del Gobierno, pero falta el dato más importante: la fecha. De todas maneras, la salida del personaje no garantiza que se vaya a modificar el INDEC, el mal mayor de los inversores en bonos argentinos.

Las incógnitas están generando más clientes para las casas de cambio y el mercado marginal de dólares, porque los inversores están acostumbrados a que las medidas que se toman desde el Gobierno no son las que indica la razón del mercado.

Una de las características del Gobierno es doblar la apuesta, una estrategia que asombra hasta a los operadores de bonos más audaces por los riesgos que toman. La persistencia oficial en métodos que fracasaron hace que se acreciente el éxodo a dólares.

El último gran golpe a las ilusiones se recibió la semana pasada. Después de la derrota de las legislativas del 28 de junio hubo una fuerte compra de bonos en pesos. Los inversores con absoluta lógica después de la renuncia de Ricardo Jaime a la Secretaría de Transporte creyeron que se iba a marchar Guillermo Moreno. No fue así y de la euforia se pasó al derrumbe. En la huida, nadie se detuvo en detalles y los bonos en dólares se desplomaron tanto o más que los títulos en pesos.

No querían riesgo argentino. El Gobierno, que sólo ve costos y beneficios políticos, no tomó en cuenta que el derrumbe de bonos significa que se le encarece y aleja el crédito que cada vez es más necesario por la caída del superávit fiscal.

El riesgo-país trepó el 7% el último día hábil. La ceguera oficial abarca al mercado cambiario, donde la fuga de divisas se está comiendo el superávit comercial que con orgullo anuncia Cristina de Kirchner.

Julio es el mes de menor movimiento de los mercados y la culpa no es sólo de la gripe A. La pandemia sólo influye en las operaciones minoristas en casas de cambio y «cuevas», pero no en las mayoristas ni en los mercados de futuros y de bonos.

La cautela y la desconfianza están manteniendo agazapados a los inversores. Una parte se retiró de los bonos y se fue hacia el dólar.

Cualquiera podría pensar que un ministro de Economía formado en una escuela que respeta el mercado podrá solucionar esta situación, pero los que están acostumbrados a jugar su dinero detrás de cada razonamiento, saben que el Ministerio de Economía no es de Amado Boudou, sino del ex presidente Néstor Kirchner y que Guillermo Moreno es una pieza clave.

Comentá la nota