Inversora proyecta construir barrios privados en Tandil y localidades del interior provincial.

Con la idea de que hoy la economía invita a comprar, porque la crisis pasará y dentro de dos o tres años los activos se valorizarán, el presidente de Hope Funds Enrique Blaksley anunció que comenzó la construcción de un barrio privado en Luján y ya empezó a dar los primeros pasos con un proyecto inmobiliario que desarrollará en el interior de la provincia de Buenos Aires.
En ese esquema, Tandil aparece como uno de los distritos elegidos para el desarrollo inmobiliario, según contó el empresario a La Nación.

Hope Funds, que fue creada por Blaksley en 1989 y hoy administra unos 200 millones de pesos, comenzó en el negocio de la compra y venta de campos y luego buscó refugio en el sector inmobiliario. Ahora, ingresó en el área del consumo masivo con la compra a Banco Provincia del 46,32% de Buenos Aires Design, donde invirtió $ 17.600.000 para quedar como único socio del grupo IRSA.

"Tengo algunas ideas en el interior de la provincia de Buenos Aires, donde se está viendo el regreso de muchos profesionales que estudiaron en las grandes capitales. Lo bueno de esa persona es que consumió un producto más capitalino y ahora vuelve con la pretensión de consumir algo parecido" explicó Enrique Blaksley.

Y agregó: "Entonces, estoy pensando en unidades de barrios privados con los amenities que se ven en San Isidro o en Pilar, pero armados en ciudades importantes del interior. Ya empezamos con uno en Pergamino, y planeamos seguir en Trenque Lauquen, Tandil y Coronel Suárez".

En el caso de Pergamino, se trata de un proyecto de unas 72 hectáreas, con unos tres millones de dólares de inversión, con un plazo de concreción de 24 meses. Los precios rondan los 60 dólares el metro cuadrado.

El empresario explicó que "es el momento de compra de negocios. Hoy miramos una foto negativa de algunos sectores, pero yo creo que éstos son los momentos en los que conviene entrar en un negocio. Por modalidad de inversión, yo jamás entro en un negocio cuando está en la cresta de la ola. Entro cuando las cosas no están bien y aprovecho cuando mejoran" completó.

Por eso de cara a los proyectos de inversión valoró "la capacidad para salir de las crisis que tiene el país. Pienso que el impacto de la crisis internacional tomó al país muy bien armado y, si se pilotea bien, en los próximos tres años puede tener una gran oportunidad. Porque el mundo se arregla siempre. Yo creo que hoy el mundo está para ser comprado y la Argentina ofrece grandes oportunidades".

Por último se refirió la estabilidad de precios inmobiliarios. "Es llamativo que no se hayan caído los precios, a pesar de que todo indica que deberían haber caído. Eso puede explicarse porque el costo de la construcción en dólares no cayó respecto del año pasado y porque hay sectores que nunca caen demasiado" cerró.

Comentá la nota