Inversiones récord, pero en cuentagotas

En 2008 los anuncios de inversión privada para Córdoba alcanzaron a 1.213 millones de dólares, la cifra más alta de la década. Sin embargo, un gran porcentaje de esos anuncios está en riesgo por la crisis. Se podría repetir lo que ocurrió entre 2001 y 2002.

Si la crisis económica se agrava, puede repetirse en 2009 lo que ocurrió a comienzos de esta década; en 2001, los anuncios de inversión privada en la provincia de Córdoba alcanzaron a 1.100 millones de dólares, sin embargo, default y devaluación mediante, en los años siguientes sólo se concretó alrededor del 10 por ciento de esos anuncios.

Un festival de proclamas que quedó reducido prácticamente a nada debido al impacto de la depresión económica. En 2002 no sólo cayó drásticamente la inversión real, sino que también se enfriaron los anuncios, que apenas alcanzaron a 50 millones de dólares. Hicieron falta nada menos que seis años para que las inversiones anunciadas volvieran al nivel de 2001, que de todos modos estuvo lejos del récord de 1998, con casi 1.900 millones de dólares.

En 2008 la provincia de Córdoba volvió a tener un récord de inversiones anunciadas, aunque las cifras finales varíen según la fuente. El último informe de la consultora Abeceb.com indica que Córdoba fue receptor de anuncios por 1.213 millones de dólares; la cifra es casi igual a los 1.220 millones relevados para 2007. Pero según la base de datos del Centro de Estudios para la Producción (CEP) del Ministerio de Economía de la Nación, en 2007 las nuevas inversiones productivas anunciadas alcanzaron a 707 millones de dólares, lo que convirtió al año anterior en el mejor de la década. No obstante, un fantasma recorre la economía mundial y también golpea las puertas con fuerza las puertas de Córdoba: la recesión. Bajo este escenario todas las empresas adoptan una estrategia similar: postergar, frenar o desacelerar sus planes de expansión. Para el economista Héctor Paglia, el grado de parálisis de los proyectos depende del sector afectado por la crisis. “No hay que olvidarse de que existía una complicada agenda previa a la crisis financiera internacional, dominada por la desconfianza de los inversores”, advirtió Paglia. Al respecto, agregó que “hay un clima de expectativa entre los empresarios, pero desde ya las inversiones en 2009 se realizarán en cuentagotas”.

Bajo un escenario de fuerte contracción de la actividad, el porcentaje de proyectos que se ejecutan se reduce aún más drásticamente. Para Paglia, existen buenas probabilidades de que se concluyan los planes vinculados al sector inmobiliario que ya estén en proceso de ejecución. “Los inversores tienen mucho dinero metido en esos proyectos y salvo razones de fuerza mayor siempre deciden concluirlos. De lo contrario sería un enorme capital inmovilizado”, explicó. En cambio, el panorama es muy diferente en el caso de los proyectos anunciados y sin fecha de inicio, ya que allí prima una extrema cautela.

Paglia advirtió que habrá que seguir de cerca cómo afecta en otros sectores el paquete de miniplanes lanzado por el gobierno nacional, aunque descartó que puedan ser de gran efectividad, dado el fuerte impacto que tendrá sobre los ingresos reales de la gente el aumento de la presión tributaria, así como de los servicios públicos y privados.

Uno de los sectores que se verá más afectado por la crisis es, desde luego, el complejo automotor. Entre mediados de 2007 y 2008, Fiat, Renault, Iveco y Volkswagen anunciaron en Córdoba inversiones por más de 500 millones de dólares para sus plantas locales y la creación de casi 7.000 empleos directos e indirectos hasta 2010. Es muy probable que nada de esto se concrete y, en contraste, el sector sufra un doloroso ajuste.

Dominados por el marketing

Normalmente hay una sensible diferencia entre los anuncios de inversión y las radicaciones efectivamente concretadas; salvo la medición del Indec de inversión bruta fija -con las precauciones del caso- resulta muy arriesgado tomar como dato concreto un anuncio de inversión. Como muestra, vale recordar que durante la década de los ’90 se anunciaron inversiones en Córdoba por 12.500 millones de dólares, de los cuales se concretaron efectivamente unos 9.200 millones, es decir, menos del 75 por ciento. “La difusión de planes de radicación o expansión de las empresas tiene un gran componente de marketing -afirma Paglia- más aún en el sector público; el reciente megaplán de obras estaba constituido casi enteramente por proyectos que ya habían sido anunciados previamente”.

Comentá la nota