Inversiones en minería ya son récord: $ 7.350 M

Inversiones en minería ya son récord: $ 7.350 M
• Crecieron un 31% en 2008. La Argentina, rumbo a ser el mercado líder en la región
Durante el último año, las inversiones en la minería llegaron a su récord histórico: $ 7.350 millones, un 31% más que el período anterior, según estadísticas oficiales. Esto no sólo representa un crecimiento de más del 1.000% en relación con 2003. Estos montos posicionan a esta actividad como líder en la región y ubican a la Argentina, además, como uno de los mercados más importantes del mundo de cara a las próximas décadas.

Solamente el proyecto Veladero, que opera la canadiense Barrick en San Juan para la extracción de oro y plata, significó en 2008 una inversión de $ 1.938 millones. El proyecto La Alumbrera (YMAD con la suiza Xstrata, en Catamarca), de oro y cobre, suma otros $ 3.720 millones. Y una vez finalizado el invierno comenzarán los primeros trabajos en el megaproyecto binacional Pascua-Lama (Barrick, en San Juan y Chile), que implica una inversión mínima de más de $ 8.000 millones en los tres años que durará la construcción.

Fuerte desarrollo económico y social, generación de puestos de trabajo, récord histórico de exportaciones, derrame de inversiones con efectos directos en las provincias que albergan estos proyectos y enormes aportes al fisco, son otro de los indicadores que exhibe hoy la minería. A pesar de las críticas de sectores ambientalistas, los altos estándares ambientales aplicados por las compañías -con el debido control estatal- permiten una convivencia armoniosa entre la minería y su entorno y con otras actividades económicas.

De hecho, en la Argentina, la minería es la única actividad que tiene una ley (25.676) que específicamente controla y regula el cuidado ambiental. El Código Minero, además, exige a cada empresa que aspire a iniciar un proyecto la elaboración de un Estudio de Impacto Ambiental, sin el cual las exploraciones no pueden comenzar. Estos monitoreos son previos al comienzo de la actividad y se mantienen una vez terminadas, en el marco de los llamados «procesos de cierre». Estos procesos son planes específicos para abordar todos los impactos que el cierre de una mina puede generar. No sólo en el ambiente, sino también en la sustentabilidad a largo plazo del desarrollo en las áreas en las que el proyecto minero operó durante los 20, 25 o 30 años que duró la extracción.

Exportaciones

De acuerdo con los números que maneja la Secretaría de Minería de la Nación, durante 2008 se produjo un récord histórico de exportaciones de más de $ 12 mil millones. Los empleos relacionados directamente con el sector fueron 256 mil, con una suba de casi un 300% en una década; las remuneraciones de estos trabajadores se encuentran en el techo salarial del país: $ 5.500 mensuales.

El oro, fundamentalmente, es el metal que está impulsando a la Argentina a convertirse en un país minero. San Juan, Catamarca, La Rioja, Salta, Jujuy, Santa Cruz y Chubut son hoy las provincias que concentran las principales exploraciones de la Argentina. Según cifras del Ministerio de Economía, la producción de oro, cobre y plata en el país representa el 3,4% del PBI.

Mendoza, una provincia con menos tradición minera, anunció hace dos semanas la aprobación de un megaproyecto de la brasileña Vale. Las exploraciones en todo el territorio nacional suman 403, cuando en 2003 eran apenas 40.

De continuar la tendencia, las proyecciones elaboradas en el sector y a nivel oficial indican que para 2015 el país podría ubicarse entre las tres potencias mineras del mundo, con un impacto sobre más de 400 mil personas, entre empleos directos e indirectos, e inversiones de hasta $ 38 mil millones.

Comentá la nota