Inversiones, en dosis homeopáticas

Por: Silvia Naishtat

En el mundo de los negocios, invertir es tomar riesgo y últimamente pocos toman ese riesgo en la Argentina. Hay excepciones como la planta de biodiesel en base a soja que los dueños de Citrusvil de Tucumán levantan en la provincia norteña, la ampliación de Aluar en Puerto Madryn o las moliendas de oleaginosas.

Esos desembolsos, situados en lo más alto de la pirámide, contrastan con otros más pequeños que van a solucionar cuellos de botella o se destinan a líneas especiales para envases en la alimentación. Así las cosas, invertir parece dar vértigo. Una encuesta de la Universidad Austral a los CEO de empresas revela que siete de cada 10 dijeron que no iban a invertir el año que viene. Este resultado indicaría que la economía pinta mal. Sin embargo, la crisis nos dejó mejor posicionados que a otros países.

Dan Field, profesor de la Universidad de San Andrés, lo explica de este modo. "La Argentina es famosa por el cambio de reglas de juego y últimamente eso se ha vuelto permanente. Los empresarios necesitan estabilidad y contexto político".

Abel Viglione, de Fiel, distingue entre le inversión pública y privada. Según sus cálculos, la pública está subiendo en comparación con la privada, que se derrumbó. Pero, para Viglione, cada vez que la economía argentina sale de una crisis, se incorpora menos capital que en la recuperación anterior. "Es como si los empresarios en vez de comprar la máquina nueva, que se amortiza en 10 años, compran la usada, que se amortiza en 5".

-¿A qué lo atribuye?

-Hay incertidumbre, los ciclos en la Argentina son muy cortos y nadie quiere hundir capital, dice Viglione.

Andrés López, del Cenit, afirma, que tras la crisis de 2001, la tasa de inversión fue más alta que el promedio de los 90. Claro que con el conflicto con el campo las cosas cambiaron. Este investigador señala que hoy Argentina está fuera del mapa porque "con los derechos de propiedad no se juega". López apunta, incluso, más allá: "Argentina, a diferencia de sus vecinos, no ofrece una estrategia de largo plazo acerca de su estructura productiva, como para atraer capitales".

Comentá la nota