Inversiones, afectadas por la política

Seis de cada diez empresas reducen sus planes por decisiones del Gobierno; aumenta la preocupación
La inflación, la inseguridad jurídica provocada por episodios de intervención estatal y la falta de confianza son temas que ganaron protagonismo entre los que más preocupan a los hombres de negocios en la Argentina. A la vez que se perciben con más fuerza esos problemas, también mejoran las expectativas de la marcha de la economía en general, un reflejo de que en gran medida se estima que la recesión ha llegado a su fin.

Las conclusiones surgen de una encuesta realizada por SEL Consultores entre 146 directivos de empresas líderes y medianas de la Argentina, durante la primera quincena de diciembre pasado (antes del conflicto entre el Poder Ejecutivo y el presidente del Banco Central).

El trabajo llega a la conclusión de que para el 59% de los empresarios la situación política y las decisiones del Gobierno afectan las decisiones de inversión, reduciendo, postergando o incluso cancelando planes de desarrollo de las firmas. Y el 82% cree que a la hora de evaluar alguna inversión pesan más los factores internos que la crisis internacional.

Para el 55% de los entrevistados por SEL, la economía argentina afronta el problema de la inseguridad jurídica y la intervención estatal, en tanto que un 53% se mostró preocupado por la incertidumbre política y la falta de confianza. Sólo tres meses antes, este último índice había sido del 38 por ciento. También la inflación ganó posiciones como tema de preocupación: mientras en el tercer trimestre del año pasado el 30% de los directivos había manifestado inquietud por el alza de precios, en diciembre respondió en ese sentido el 51% por ciento.

Más extendida aún es la preocupación por la inflación, cuando la consulta está referida a los problemas de contexto que afectan directamente a la empresa. Siete de cada diez consultados ubicó al tema precios como uno de los más preocupantes, y entre los motivos están los conflictos y presiones salariales esperados.

En segundo lugar, entre los problemas para la empresa, se ubicó el de la inseguridad jurídica, con el 35% de las respuestas, en tanto que el 33% -contra el 43% de un año atrás- dijo estar inquieto por una caída en la demanda.

Esa disminución del índice de quienes temen vender menos productos refleja las mejores expectativas.

Según el informe de SEL, el 87% de los directivos cree que la situación macroeconómica será mejor y el 66% considera que los números serán favorables para la propia compañía. Un 28% estima que a su firma le irá igual que en 2009.

Muchos esperan un crecimiento moderado: la mitad dice que la suba de las ventas será inferior al 10% -el promedio es del 7,5%-, en tanto que un 25% considera que la mejora superará ese porcentaje.

En tres de cada diez compañías se considera que la mayor demanda llevará a incrementar sus dotaciones, mientras que un 64% cree que el número de empleados no tendrá variación este año. En promedio, se considera que la recomposición salarial será del 16 por ciento.

Al evaluar los niveles de inversión previstos, el 45% respondió que esa variable se mantendrá sin cambios, mientras que el 40% dijo que espera aumentar las inversiones. La mitad de esas acciones será para programas de mantenimiento o cambios en la organización, sin grandes innovaciones tecnológicas.

En comparación con un año atrás, el 51% considera que el clima de inversión empeoró y también la mitad opina que dentro de un año todo "estará igual".

Menos inversión extranjera

Ayer mismo, se conoció en Ginebra un informe sobre inversiones directas en el exterior (IDE) de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), que indica que en 2009 las inversiones extranjeras llegadas a la Argentina cayeron en mayor proporción que el promedio de América latina.

Las estimaciones preliminares del organismo internacional señalan una caída del 38,7% del flujo mundial de inversiones. La caída en América latina y el Caribe fue del 41% y la disminución de la llegada de capitales a la Argentina, del 42,7%, según reprodujeron las agencias de noticias AFP, EFE y Reuters. El informe muestra una caída más fuerte, del 49%, aun para el caso de Brasil.

Según James Zhan, director de la división inversiones y empresas en la Unctad, "los indicadores del cuarto trimestre de 2009 no muestran señales de reactivación".

Comentá la nota