Inversión en planta para producir semillas híbridas de arroz en el Chaco

En mayo próximo comenzará a operar con buena parte de su capacidad instalada la planta de producción de semillas híbridas de arroz que la multinacional Ricetec construye desde hace tres años a la vera de la ruta 11, a unos siete kilómetros de Resistencia.

La empresa, única en el país en esta actividad, elevará así su capacidad de procesamiento de semillas de 3.000 a unas 8.000 toneladas por campaña. La elección del Chaco para montar toda la cadena productiva y logística no fue al azar, ya que la provincia se encuentra en un lugar estratégico por la proximidad a los campos de producción y para la salida de los cargamentos hacia Brasil, el principal destino.

"Comparando con cualquier cerealera de las instaladas en la provincia, esto es muy chico; pero la empresa va creciendo en base a su plan estratégico", aseguró el ingeniero Hernán Solari, encargado de la planta en construcción y también de la ubicada en Puerto Tirol, que funciona desde 2004.

El predio de 21 hectáreas donde se emplaza la nueva construcción fue comprado en 2008. Desde entonces empezó la obra que, desde el año pasado, tiene en operación un primer módulo de recepción y almacenamiento con capacidad para 1.300 toneladas. A ese se sumará pronto otro de 2.000 toneladas, que estará funcionando en 20 días, y una nueva planta de clasificación de semillas, con posibilidades de procesar unas 8.000 toneladas por campaña. Ese espacio se levanta hoy a toda máquina y cuando esté terminado en mayo próximo será equipado con máquinas de última generación procedentes de Austria y Dinamarca que ayer llegaron al lugar.

"En mayo todo esto tiene que estar funcionando", confirmó a NORTE el encargado de la planta. En tanto que adelantó que las obras continuarán hasta 2013, ya que está prevista la instalación de dos módulos más de almacenaje, logrando así llegar a las 8.000 toneladas de capacidad. Además, se edificarán las oficinas comerciales y todas las instalaciones que hoy funcionan en Tirol.

El proyecto se terminará con parquización y cortinas de árboles que aislarán la planta y evitarán la transmisión de ruidos molestos y posibles emanaciones contaminantes.

En terreno propio

"Cuando el negocio se estabilizó y las inversiones empezaron a ser importantes, no podíamos hacer todo en el terreno alquilado y se decidió la búsqueda de otro predio", explicó el ingeniero Solari.

Fue así como empezó el análisis de opciones para desarrollar el proyecto de construcción de instalaciones más amplias, tanto de acopio como comerciales. Y la decisión de compra de un lugar propio llegó tras evaluar varias posibilidades en distintas provincias.

El elegido fue un predio de 21 hectáreas a varios kilómetros de Resistencia, donde las obras iniciadas hace tres años recién concluirán en 2013; aunque mientras tanto comenzaron a habilitarse algunos módulos de acopio. "Para la actividad que realizamos, este lugar está ubicado en una zona estratégicamente buena por el acceso al pavimento y por las distancias a los campos de producción disponibles en la región", reveló Solari.

Mientras la construcción avanza sin pausas, la empresa mantiene actividades en Puerto Tirol, donde están emplazadas las oficinas comerciales y la planta en un predio alquilado de seis hectáreas. Allí están desde 2004 y hasta 2008 el proceso de producción se realizó íntegramente ahí, con una capacidad de procesamiento de 3.000 toneladas por campaña. Pero desde hace poco, el almacenaje de parte de la producción se trasladó hacia la nueva planta.

Toda la cadena

Ricetec Argentina tiene alrededor del 2% del mercado de semillas de arroz en el país. Su actividad abarca desde la siembra hasta la clasificación y secado de semillas, y el posterior envasado de las distintas variedades que luego son colocadas en varios mercados del continente.

En Argentina, los campos de testeo y siembra de la empresa se ubican en Santa Fe, Formosa, Chaco, Entre Ríos y Corrientes. Todos son arrendados ya que el tipo de producción obliga a realizar la siembra en distintas parcelas cada campaña. Además pronto empezarán las actividades en campos ubicados en la zona de Ita Ibaté, en la vecina Corrientes.

"El Chaco está en el centro geográfico de la zona apta para la producción de este tipo de semillas, demarcada entre Corrientes, el norte de Chaco y el límite con Formosa", explicó el ingeniero Solari. Pero además se trata de una ubicación estratégica para la salida de la producción, ya que el 95% de la misma tiene como destino Brasil, lugar donde está el centro operativo que la empresa tiene para Latinoamérica. El restante 5% se vende en varias provincias del NEA y en la Mesopotamia argentina.

Por eso, la elección del Chaco no fue al azar, ya que es clave la proximidad con los campos que abastecen con materia prima a las plantas de acopio por el delicado manejo que requiere el producto. Pero también por el esquema logístico de salida de la producción.

"La salida desde la planta es vía terrestre hacia Paso de los Libres-Uruguayana", reveló Solari. Si bien la mayor parte de la producción tiene como destino Brasil, también se destinan cargamentos a Uruguay y algunas provincias argentinas (Entre Ríos, Corrientes, el norte de Santa Fe y Chaco). Asimismo, está bajo análisis el inicio de ensayos en Paraguay.

Con miras al 2013

Según la proyección de la empresa, la nueva planta con toda su estructura y servicios deberá estar operativa al cien por ciento en 2013.

Por el momento, el predio donde se construyó el primer módulo de acopio no tiene los servicios básicos de agua corriente, electricidad e Internet. Y para la red eléctrica, la empresa firmó un convenio con Secheep ya que en el lugar no había bajada de energía.

La ventaja, según definió el ingeniero Solari, es el emplazamiento sobre una ruta nacional y la cercanía relativa con una ciudad de importancia.

Comentá la nota