La inversión en obra pública en Mar del Plata llega a un nivel que pocas veces se dio

La gestión de Gustavo Pulti ya destinó más de 46 millones de pesos para los pavimentos. Y dispone de otros 87 millones para seguir adelante con esos mismos trabajos. A la vez desarrolla inversiones por más de 100 millones en alumbrado y semáforos.

La gestión de Gustavo Pulti transcurre sin mayores tropiezos al frente de la Municipalidad con el viento a favor que supone que Mar del Plata recibe un caudal de obras públicas pocas veces visto.

Pavimentos, alumbrado, señalización, semáforos, gas natural, cloacas, reparación de edificios y obras estratégicas y de envergadura como la construcción de la estación Ferroautomotora, el colector noroeste, el tendido de una nueva red cloacal en la zona norte y el emisario submarino, forman parte de los frentes de trabajo que desde hace un año y medio se van sumando en toda la ciudad.

Al realizar el ejercicio de repasar la tarea desarrollada desde que inició su gestión, hasta el propio intendente parece sorprenderse al revisar la extensa lista de obras realizadas, en ejecución y proyectadas para los próximos meses.

Los generosos aportes económicos realizados por la Nación y por la Provincia explican en gran medida cuál es el pilar financiero de semejante caudal de inversiones, el cual también se sostiene -aunque en menor medida- en el presupuesto del propio municipio y en algunos préstamos.

El intendente reconoce que muchas de las obras que ya se realizaron durante su gestión y de las que se están llevando a cabo en este momento tienen una característica que le otorgan poco rédito político: se lucen poco.

Por eso, de inmediato, ofrece su visión al respecto: "Mar del Plata ha tenido una cultura política ligada al impacto de la obra nueva. Nosotros en cambio buscamos un equilibrio entre el mantenimiento que requiere la ciudad para recuperar y preservar su patrimonio y la necesidad de muchos vecinos de obra nueva", dijo. Afirmó que existe hasta una concepción "ideológica" en el diseño de la obra pública que lleva adelante su gobierno, asegurando que se trata de dejar de lado la "espectacularidad" para privilegiar aquellas mejoras que como "el gas, el agua potable o las cloacas provoquen una verdadera mejora en la calidad de vida de la gente".

"El gran problema de este tiempo es la falta de mantenimiento en nuestro patrimonio urbano", agregó, subrayando que al asumir la intendencia su gestión se enfrentó al enorme desafío de revertir el deterioro de los pavimentos, los semáforos o el alumbrado.

Por sólo poner un ejemplo, mencionó que hace 2 años se calculaba que la comuna debía invertir unos 350 millones de pesos sólo en reparar las calles cuyos asfaltos ya habían cumplido con su ciclo de vida útil. Hasta la fecha, ya se le dedicaron entre 46 y 47 millones de pesos a esta tarea.

Al aportar estos datos, el jefe comunal aclaró: "Con esto no queremos decir que se haya hecho lo suficiente. Somos conscientes de que se trata de una obra de mantenimiento inusual para Mar del Plata, pero esta ciudad necesita mucho más".

El arreglo de las calles

Sin lugar a dudas, la reparación de calles constituye uno de los pilares dentro del paquete de obras públicas impulsado por el municipio en el último año.

La primera gran inyección de recursos en esta área tuvo lugar en el invierno del año pasado, con la contratación de un fideicomiso de 30 millones de pesos, que permitió financiar un plan de trabajos que se cumplió velozmente, en un plazo de 8 meses. Al mismo tiempo el gobierno local obtuvo 7 millones de pesos de la Nación, con lo que se pudo iniciar el fresado de avenidas como Juan B. Justo e Independencia, entre otras.

Cuando esos fondos se agotaron en el mes de marzo, la comuna puso en marcha una segunda tanda de trabajos viales que, esta vez, se sustentó en un subsidio de 99 millones de pesos otorgado por el Gobierno nacional.

De estos últimos fondos, ya se llevan invertidos 12 millones, repartidos en tareas de recuperación de calles y en la construcción de nuevos asfaltos.

Pulti se mostró conforme con el ritmo y la evolución de estas tareas. "No hubo ni un sólo día hábil en el que no hubiera máquinas trabajando en las calles", aseguró. Y explicó que las obras de pavimentación no se llevan adelante de manera más intensa por el simple hecho de que las contratistas no tienen posibilidades de sumar nuevos frentes de trabajo a causa de la alta demanda de obra pública. Esto, a pesar de que el municipio haya invertido en recuperar las plantas de pavimento y de asfalto del Ente Municipal de Vialidad, que volvieron a la actividad después de muchos años para realizar obras por administración, complementando la tarea de las empresas privadas.

Pulti subrayó que otro criterio de su gestión no es el de mejorar la red vial marplatense sólo a través de la reconstrucción de los asfaltos. Dijo que por eso también se le viene dedicando especial atención a la señalización horizontal, que se está llevando adelante en las principales calles y avenidas de la ciudad. "No se trata sólo de arreglar calles. También venimos invirtiendo en la señalización horizontal y vertical. Es un conjunto de acciones que apuntan a una ciudad más segura y esto es algo que vamos a sostener en el tiempo", explicó.

El intendente se mostró confiado en la continuidad de las tareas que se están llevando adelante, en especial, de las que deberían financiarse con los 87 millones de pesos pendientes del total de 99 millones que la Nación puso a disposición de la comuna local. "No tengo ningún motivo para creer que se modifique algo que se vino realizando a buen ritmo, en distintos puntos de la ciudad y de manera sostenida", subrayó.

También existen en carpeta otros proyectos en los que se recurriría al régimen de contribución por mejoras para financiarlos. Entre ellos, figuran la remodelación del área de la peatonal San Martín y la reconstrucción de los pavimentos en la zona industrial del Puerto.

Semáforos y luces

Un capítulo importante del plan de obra pública está vinculado con las tareas de mantenimiento e instalación de nuevos semáforos, que dio comienzo el pasado 1 de julio y que debería concluir dentro de 9 meses. En este caso la inversión asciende a 18 millones de pesos y tiene, como uno de sus propósitos principales, reemplazar columnas para evitar que -tal como ya sucedió en varias oportunidades- los semáforos se desplomen.

Pero en la búsqueda de un "equilibrio" entre el mantenimiento y la expansión de la infraestructura, el plan contempla también la instalación de más de 200 señales en cruces de calles y avenidas, la renovación del equipamiento y de la red y la instalación de semáforos peatonales. Incluye, además, algunas novedades como la instalación de cámaras para controlar la densidad del tránsito, carteles indicadores luminosos y puestos de medición vehicular.

En materia de alumbrado, las cifras también son significativas, no sólo por el monto de dinero a invertir, sino también por la dimensión de los proyectos.

Dentro de este rubro, el municipio ya puso en marcha el Plan Pronuree, que prevé el recambio de de 30 mil lámparas de mercurio por sodio, con una inversión de 18 millones de pesos. Según explicó el intendente, hasta el momento ya se cumplió con el 9% de los trabajos, que se llevan a cabo alternativamente en diferentes barrios de la ciudad.

Al mismo tiempo, se está ejecutando la instalación de 10 mil columnas de alumbrado especial en distintas zonas de la ciudad, a lo que se le dedicará 67 millones de pesos, divididos en partes iguales entre el recambio de columnas existentes y la instalación de nuevas donde no existe iluminación pública.

La mitad de las obras previstas ya fueron adjudicadas y están siendo ejecutadas desde hace pocos días en barrios como Punta Mogotes, Termas Huincó, El Progreso, Cerrito Sur, López de Gomara, Caisamar, Zacagnini, Estrada y Newbery. El otro 50% de los trabajos restantes está en proceso de adjudicación.

A todo esto el jefe comunal le sumó las tareas de mantenimiento habitual que realiza el Enosur y la repotenciación de la iluminación en 23 plazas, que acaba de ser concluida.

El rol de la Nación y la Provincia

- ¿Cuál ha sido el criterio de diseño de la obra pública durante su año y medio de gestión?- le preguntó LA CAPITAL a Gustavo Pulti.

- La gestión entiende que la obra pública mejora la calidad de vida de la gente, genera trabajo y permite un adecuado entorno urbano. Pero no es sólo la ejecución de obra pública lo que aspiramos a demostrar desde la gestión. Hay decisiones en materia de financiamiento como la implementación de la contribución para la salud y el acuerdo por la educación que apuntan a ir saneando el presupuesto municipal de viejas patologías estructurales que nos van a seguir importunando un tiempo más. Durante muchos años se hablaba de presupuestos equilibrados porque los ingresos eran parecidos a los egresos. Pero lo cierto es que en esos presupuestos no estaba contemplado el mantenimiento y entonces el déficit se expresaba en el entorno urbano, en el estado de las calles. Cuando hasta hace poco teníamos semáforos que se caían por el viento, estos episodios expresaban los déficit que se disimulaban en los presupuestos.

- Si bien el grueso de las obras que se vienen realizado se sustentan en aportes de la Nación, la comuna también se ha endeudado para llevar adelante algunos trabajos. ¿Qué impacto está teniendo esto en el presupuesto local?

- Hubo un nivel de endeudamiento muy bajo. Cuando asumimos teníamos vencimientos por 21 millones de pesos por año. Renegociamos la deuda y se redujo el nivel de los vencimientos a 7 millones. Con esa renegociación se comenzaron a atender las demadas más importantes. Se ha tomado un crédito para financiar la obra del gas del sur, que se va a recuperar por la contribución por mejoras. En el caso del paseo costero, si bien se había autorizado a tomar un crédito, la obra la terminó financiando el Tesoro Provincial. Es ilógico comprometer y dañar la economía de la Municipalidad, pero recurrir al crédito en estos casos es algo lícito si se lo hace razonablemente.

- Asumiendo que la mayoría de las obras en ejecución las están financiando la Nación y la Provincia, ¿qué rol le queda al municipio en esta materia?

- Cuando tomamos decisiones para fortalecer la aptitud financiera del municipio, aspiramos a tener posibilidad de financiamiento por nosotros mismos. A eso apuesta la contribución por la salud y el acuerdo por la educación. Tenemos hoy la posibilidad de contar con recursos de la Nación y de la Provincia, es cierto y esto es lo que permite tener obras de manera más rápida obras muy necesarias para Mar del Plata. Pero al mismo tiempo estamos en un proceso de saneamiento presupuestario en el que habrá que seguir trabajando.

Extensión de la red de gas

La comuna ya tiene en marcha la adjudicación de una decena de obras de gas natural, que se sustentan en fondos aportados por el gobierno nacional y que, en parte, serán financiadas por el municipio. El monto total dedicado a la realización de estos trabajos roza los 9 millones de pesos y se espera que algunos den comienzo en las próximas semanas. Entre las zonas que recibirán en gas natural figuran Santa Rosa de Lima, Jorge Newbery, Colinas de Peralta Ramos, Las Dos Marías, Jardín de Stella Maris, Santa Paula, 3 de Febrero y los barrios ubicados al sur de la ciudad a la vera de la ruta 11, hasta Los Acantilados.

Recuperación de las salas de salud

Al menos una docena de establecimientos públicos de salud que dependen del municipio ya recibieron o recibirán obras de ampliación y remodelación. Dentro de estos trabajos se destacan los que ya concluyeron en el Instituto Rómulo Echeverri de Maternidad e Infancia (Iremi), el Centro de Salud Nº 2 y los de los barrios Las Heras, Las Américas y Libertad. Además se encuentran en ejecución los trabajos de recuperación del Hogar Municipal de Ancianos y el centro de El Martillo. Además, están en proceso de licitación las obras de los centros de La Peregrina, Estación Camet, Coelho de Meyrelles y está prevista la remodelación de los centros de salud de los barrios Belgrano, Playas del Sur y Ameghino. Según el municipio, en el marco de este plan está prevista una inversión de 7 millones de pesos.

Mejoras en las plazas

Esta semana dio comienzo el plan de reconstrucción de varias plazas centrales de la ciudad, en el que la comuna tiene previsto invertir unos 4 millones de pesos. Según le explicó el intendente Gustavo Pulti a LA CAPITAL, el municipio ya recibió los anticipos financieros para hacer frente a los costos de estos trabajos, que abarcarán a las plazas Moreno, Eva Perón, Mitre, Rocha, Pueyrredón y las plazoletas Chapeaurouge e Islas Malvinas. Según el caso, las obras consisten en la construcción de veredas, la reparación de sanitarios y la instalación de sistemas de riego.

Colector noroeste

La obra del colector noroeste comenzó a ser ejecutada en abril de 2008 y consiste en la construcción de tres conductos que corren de norte a sur por las calles Bradley, Errea y Leguizamón. El presupuesto de esta obra financiada por el gobierno nacional, asciende a los 44 millones de pesos y tiene un plazo de ejecución de 30 meses. El colector tiene como propósito evitar las inundaciones y anegamientos en unos 30 barrios del oeste de la ciudad, donde viven unos 140 mil marplatenses.

Viviendas

Durante la actual gestión municipal fueron otorgadas 101 viviendas de las 295 que ya se entregaron a los beneficiarios del Plan Dignidad, iniciado en el año 2005 para la erradicación de la Villa de Paso. Ahora resta relocalizar a unas 205 familias. En tanto que dentro del Plan Federal ya fueron entregadas las primeras 254 viviendas en el barrio Belisario Roldán. a la vez, se encuentra en marcha la licitación de para la construcción de otras 1300 viviendas, por un monto de más de 128 millones de pesos.

Cuarta cloaca

A través de la empresa Obras Sanitarias, la comuna aguarda el resultado del proceso de licitación iniciado para llevar adelante la obra de desagües cloacales en la cuenca de la cuarta cloaca máxima. El proyecto contempla la ampliación de la red cloacal en 14 barrios de la ciudad, donde se calcula, residen 55 mil habitantes. La obra será financiada por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento con un presupuesto de 66,8 millones de pesos.

Emisario submarino

Meses atrás dio comienzo la construcción del emisario submarino, a cargo de la empresa Supercemento, por un presupuesto de 178,5 millones de pesos. La ejecución del proyecto demandará 2 años y prevé la construcción de un emisario de 3.800 metros de extensión que será introducido mar adentro.

Ferroautomotora

La primera etapa de la estación Ferroautomotora quedaría concluida a fines de este año, con la inauguración de la nueva terminal de micros de larga distancia de la ciudad de Mar del Plata, ubicada en avenida Luro y San Juan.

Comentá la nota