La inversión se desplomó y el Indec no pudo justificar el crecimiento económico

La inversión se desplomó y el Indec no pudo justificar el crecimiento económico
La caída de 14% en la inversión fue récord en seis años. Representó 19% del PBI. El consumo también tuvo la menor expansión desde 2002. Para el Indec se creció 2% en primer trimestre
Ni el Indec lo pudo tapar: la inversión sufrió en el primer trimestre del año su mayor caída desde la crisis de 2002. Se desplomó 14,2% según los datos que divulgó ayer el propio organismo oficial. La cifra se conoció 48 horas después que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, –al anunciar la nueva ley de inversiones– asegurara que la economía registra "la marcha más importante de la inversión desde la segunda guerra mundial".

El derrumbe que sufrió esta variable entre enero y marzo de este año –y que fue anticipado por El Cronista el lunes– es récord en seis años. La inversión ahora representa 19% del PBI, 5 puntos porcentuales menos que el máximo del 24% alcanzado en el tercer trimestre de 2008. Habría que remontarse cinco años atrás (al primer trimestre de 2005) para hallar un porcentaje más bajo.

Los datos fueron divulgados por el Indec al dar a conocer el "Informe de Avance del Nivel de Actividad", un documento trimestral que refleja la evolución del PBI y sus componentes. En el estudio se afirma que la economía creció 2% interanual en el primer trimestre del año, hasta los $ 357.078 millones (a precios constantes). Así, la Argentina se mantiene como una curiosidad dentro del concierto económico mundial. Es el único país del G-20 que no cayó en recesión. De todas formas, se trata de una expansión que no verifica ninguna consultora privada del país, las cuales estiman caídas de entre 2% y 5% anual.

¿Cómo se explica que con la inversión en caída libre el PBI continúe creciendo? En parte, con contabilidad creativa del Indec. El rubro "discrepancia estadística" volvió a ser el que más impulsó el nivel de actividad a comienzos de 2009 (paradójicamente o no, según la importancia que se le asigne al proactivo secretario Guillermo Moreno).

"Discrepancia estadística" es un ítem que se calcula por diferencia entre los datos que se obtienen entre la oferta y la demanda agregada de la economía. Es la manera contable de que cierren las estimaciones. Incluye también las variaciones de existencias, por lo que es lógico que ante el freno del nivel de actividad este rubro aumente. Pero semejante incremento luce llamativo.

En los últimos dos años el rubro "discrepancia estadística" osciló en torno a los $ 1.000 millones (negativo o positivo, según el caso) por trimestre. En el primer trimestre de 2009 saltó a $ 3.637 millones.

Se convirtió así en el ítem que explica tres cuartas partes del reciente crecimiento de la economía, hecho inédito en 40 años de historia de estadísticas oficiales. De los $ 7.133 millones que se expandió el PBI según el Indec entre el primer trimestre de 2008 y el mismo periodo de 2009, $ 5.378 millones corresponden a "discrepancia estadística".

En lo que se refiere a la inversión, su desplome obedece a factores internacionales (crisis financiera) y también domésticos (conflictos con el campo y privatización de AFJP que acentuaron la fuga de capitales). Dentro de esta variable, mientras la construcción cayó 2,3% interanual, el equipo durable de producción cedió 27,9% arrastrado por la estrepitosa disminución de la importación de bienes de capital del 37,8%. Esto último también es producto de las restricciones que impuso el Gobierno a las compras del exterior para equilibrar la balanza comercial y evitar una sequía de dólares que impulse el tipo de cambio.

A todo esto, el consumo privado –el principal componente del PBI dado que representa dos tercios del total producido– creció en los primeros tres meses del año a la menor tasa desde la crisis de 2002: 1,5% anual.

Comentá la nota