La inversión en construcción cayó un 15,34% durante 2009

El Centro de Constructores y Anexos afirmó que Mar del Plata tiene "innumerables atributos que la hacen altamente competitiva" frente a ciudades como Córdoba o Rosario. Sin embargo advirtieron que "resta dotarla de normativa que la haga más atractiva".
Durante 2009 la inversión en la industria de la construcción en Mar del Plata descendió un 15,34%, cifra algo inferior al promedio registrado en el total del país, donde el retroceso ascendió al 16,1%.

Así lo destacó el Centro de Constructores y Anexos de Mar del Plata, basándose en datos difundidos por el Informe de Coyuntura de la Industria de la Construcción -ver aparte-, que a su vez toma datos del relevamiento realizado por el Indec en 42 municipios del país.

Desde la entidad se destacó que en Mar del Plata la actividad cayó un 15,34%, ubicándose entre las ciudades del país en las que las inversiones en el área de la construcción registraron una caída moderada.

"Sin dudas -reflexionaron del Centro- nuestra ciudad tiene innumerables atributos que la hacen altamente competitiva frente a otras grandes ciudades de nuestro país que hoy concentran importantes desarrollos inmobiliarios, como Córdoba o Rosario, pero aún resta dotarla de normativa que la haga más atractiva frente a otras alternativas".

En este sentido el informe elaborado para LA CAPITAL, afirma que "el gobierno municipal, las entidades de la industria de la construcción e importantes sectores de la oposición coinciden en que hay que generar las condiciones para convertir a Mar del Plata en una plaza de inversión inmobiliaria y es por esto que se está trabajando en alcanzar los acuerdos para generar los instrumentos necesarios, algunos de los cuales ya están vigentes".

Pasado y futuro

El informe explica que durante 2009 la actividad "acumuló una importante caída en el volumen de generación de proyectos, en los 42 municipios revelados por el Indec, la superficie con permisos de obra otorgados para nuevos proyectos acumuló en los diez primeros meses del año una disminución del 16,1% en relación a igual periodo de 2008".

Aclaran que "en esta retracción ha tenido un importante rol la merma en la Ciudad de Buenos Aires, el mercado inmobiliario más grande del país, que se contrajo por tercer año consecutivo y acumuló en lo que va del 2009 una retracción del 35,5%"

En cuanto a si dicha tendencia negativa continuará durante 2010, el texto explica que, aunque resta conocer los datos oficiales del último trimestre de 2009, "daría la sensación que la tendencia comenzó a revertirse y así dejaría de caer la actividad del sector de la construcción, aunque resta conocer los datos del último bimestre del año".

En este sentido destacan que "a nivel nacional, octubre marcó un quiebre interesante, especialmente en la Ciudad de Buenos Aires ya que comenzó a recuperarse la superficie de permisos de obra otorgados, creciendo el 1,6% en un relevamiento de 42 municipios, realizado por el Indec y del 25,7% en la Ciudad de Buenos Aires en relación a igual mes de 2008.

Las causas

En cuanto a las causas que explican el cambio de tendencia, el Centro mencionó diversos factores, como la estabilización del valor del dólar y las perspectivas de mejoramiento de la economía para el 2010 que se vislumbraban en el último trimestre de 2009, las cuales -afirmó- "hacían presumir un direccionamiento de inversiones a la construcción en busca de una alternativa rentable, lo cual va a vigorizar la actividad del sector".

Asimismo destacaron que el parate de la construcción no es un fenómeno nuevo. "Los últimos dos años -recordaron- se caracterizaron por un estancamiento de la construcción como alternativa de inversión, lo cual se encuentra sumamente influenciado por la desaceleración de la economía producto del conflicto del campo y la crisis financiera internacional, dado que al caer la generación de excedentes económicos hay menos disponibilidad de fondos para canalizar a la construcción".

En el caso particular de Capital Federal, consignaron que "el proceso de freno y caída de la inversión ya se venía dando en los últimos tres años debido fundamentalmente a que hubo una percepción entre los potenciales inversores de que el fuerte crecimiento de la actividad de la construcción llevó a una sobre oferta de superficie a estrenar en el mercado y fue así que la generación de nuevos proyectos se vio un poco afectada".

"Esta no es la situación de Mar del Plata -aclararon- donde la reactivación del sector fue mucho más atenuada por diversos factores, entre los cuales está la necesidad de adecuar la normativa local que la haga aun más atractiva y la convierta en una plaza permanente de inversión inmobiliaria".

En este marco el Centro consideró que el ejemplo a seguir es Córdoba. "Allí la superficie permitida durante los primeros nueve meses de 2009 creció un 19,6%, que se debe sumar al 53,1% que ya había crecido en igual período de 2008. Esto impacta aun más -añade- cuando se toma en consideración la influencia que tiene el sector agropecuario en la economía cordobesa y los conflictos y retroceso de éste en los últimos años".

Al respecto advierten que "sin dudas este crecimiento de la construcción está estrechamente relacionado con que esta ciudad se animó a proyectos de gran envergadura y jerarquía que la han potenciado y hoy atraen otros desarrollos".

Por último el informe señala que en otras ciudades las variaciones también fueron importantes. Tal fue el caso de Bahía Blanca (28,1%), San Miguel de Tucumán (-28,4%), Santa Fe (-40,7%) y Comodoro Rivadavia (-12,3%).

Precios y empleo

El parate en la industria de la construcción tuvo consecuencias disímiles en dos terrenos: el de los precios y el del empleo.

En cuanto al primer punto, el informe del Centro de Constructores explica que "a pesar de que la actividad del sector se ha desacelerado en los últimos años y el mercado inmobiliario se ha enfriado en 2009, los precios no tendieron a la baja".

"Esto se explica -añadieron- porque la inversión inmobiliaria en nuestro país no es producto de una burbuja financiera, sino que se ha realizado fundamentalmente con ahorro genuino. Es por esto que los inversores están en condiciones de esperar para no convalidar una baja en los precios, lo cual mantiene el atractivo de este tipo de inversiones".

En cuanto al empleo, explicaron que durante los meses de caída de la actividad se redujo un 13%. "Este descenso -alertaron- podría haber sido aún mayor si no fuera por los planes de obra pública y los proyectos privados que se animaron a asumir más riesgos, como también la inercia de los ya iniciados, que han actuado como un amortiguador de esta caída".

La pelea por el Banco Central y otros factores

La inestabilidad en el ritmo de evolución del índice de construcción a lo largo de los últimos meses -con algunas caídas y otros períodos de recuperación- fue vinculada por algunos analistas con "la volatilidad en el humor de los inversores, que está asociado a los niveles de confianza que se ven afectados por el casi permanente estado de crispación que tiene la política nacional".

"Es por esto que hay que ver cómo va a afectar a la actividad económica el enfrentamiento del Gobierno con el Banco Central" añadieron aunque consideraron que "de cualquier forma las perspectivas deben tener una lectura positiva ya que de mínima los inmuebles para muchos inversores van a ser un refugio interesante".

Comentá la nota