La inversión de 5.073 millones de pesos en obras hasta el 2011 tiene asegurado su financiamiento

La inversión en obras que financiará el Estado nacional en el Chaco hasta 2011 conforma un monto total de 5.073 millones de pesos, sin contar los proyectos sostenidos mediante créditos de organismos multilaterales, comentó ayer el ministro de Infraestructura, Omar Judis, al hacer un balance de los primeros dos años de gestión en el área en la FM Universidad.

Judis señaló que el lunes se reunió con el secretario nacional de Obras Públicas, José López, y que con éste se hizo un repaso "de las obras y proyectos en los que ya tenemos acuerdos financieros con Nación, y que llegan a una suma de 5.073 millones de pesos, lo que realmente constituye una inversión histórica para la provincia".

"Lo que vimos es cómo está yendo lo que fuimos desarrollando, y cómo es lo proyectado para desarrollar en 2010 y 2011, en estos programas que son financiados por el Tesoro Nacional y sus diversas fuentes. Es decir la que en la cifra no se incluyen créditos especiales como los del Programa Norte, del Banco Mundial, del BID o de la CAF (Corporación Andina de Fomento)", agregó.

Por eso dijo que "el esfuerzo que está haciendo con el Chaco es importante, y por eso tenemos una inversión importante que viene a cubrir el déficit que teníamos en materia de infraestructura".

Pavimentos urbanos

Uno de los programas que financia la nación es el de "Pavimento urbano", que benefició a muchas localidades (también en Resistencia), algunas de las cuales tendrán calles asfaltadas por primera vez, gracias a este plan. Ayer por ejemplo fue así con Capitán Solari. Hoy se sumarán cuadras a Charata, y el cronograma sigue.

Se trata de una inversión financiada por el Tesoro Nacional en carácter de aportes no reintegrables, y este año se firmaron los convenios específicos que permiten contar con una asistencia de 225 millones de pesos, suma que permitirá completar la pavimentación de 1.447 cuadras en toda la provincia, de las cuales ya se hicieron unas 800. El resto debe terminarse para marzo del año que viene.

Pero el programa no se agotará allí, ya que se prevé una nueva partida de inversiones para 2010 y 2011, y el Chaco aspira a tener una ayuda similar para cada ejercicio, con lo cual, hacia el final de su mandato, el gobernador Capitanich podría estar dejando unas 5.000 cuadras pavimentadas con esos recursos.

En el caso de Resistencia, el programa está sosteniendo la pavimentación de la prolongación de la avenida 25 de Mayo, entre la ruta 11 y los barrios más alejados de Fontana, que es una obra de 18 millones de pesos, y la Nación ya aprobó las inversiones para 102 cuadras que se comenzarán a ejecutar en los primeros meses de 2010.

En la capital, las obras son de mayor complejidad, ya que el pavimento se combina con obras de desagüe que son más complicadas que las necesarias en el interior. Así, se prevé la pavimentación de la avenida Belgrano entre Marconi y Soberanía Nacional, pero falta el financiamiento para el ducto de drenaje hídrico en la zona, sin el cual la obra sería un trastorno.

Obras hidráulicas

En cuanto a la reciente emergencia hídrica, Judis dijo que desde el inicio de su gestión "se dio un fuerte impulso a los programas financiados por el Banco Mundial, como la estación de bombeo de Soberanía Nacional, las colectoras que van al canal de Soberanía Nacional, la obra de Clayton en Barranqueras, y la de Los Hacheros, y estamos próximos a llamar el año que viene para la obra de la laguna de Villa Prosperidad y la Laguna Avalos, que es para triplicar la capacidad de bombeo en esas áreas para desagotar el área urbana lo más rápido posible cuando se da la condición de que el río Paraná está con una altura que limita el escurrimiento natural".

En ese sentido sostuvo que "la realidad es que el sistema de bombeo actual ya está desactualizado tecnológicamente, porque data de más de 30 años atrás".

Las obras en marcha y proyectadas, dijo, sumarán una inversión de 50 millones de dólares. Este jueves se hará la prueba hidráulica del sistema de bombeo de Soberanía Nacional. "Podemos empezar a mostrar que en este año tampoco nos quedamos quietos", planteó el ministro.

Además, dijo que es importante una labor articulada con la Municipalidad de Resistencia "porque tenemos que tener los mismos criterios y políticas de Estado en temas que son trascendentes".

La transición

energética

Sobre la cuestión eléctrica, dijo que "es muy complejo, porque tanto la Nación como la Provincia en 20 años no han hecho una política de expansión del sistema, a la altura del aumento de consumo, y si uno no refuerza la infraestructura, se produce una crisis".

En lo regional, dijo que la estación de 500 kilovoltios que está en Puerto Bastiani, creada en los ’80, preveía 600 megavatios de transformación. En aquel momento resolvió un serio problema de apagones. "Pero pasaron 25 años y no se hicieron las inversiones que se debían hacer", objetó Judis, en diálogo con FM Universidad.

Por eso valoró que Capitanich "tuvo reflejos rápidos y empezó a apurar la línea NEA-NOA, porque si no tenemos más transformadores regionalmente, no vamos a tener más posibilidades. Desde los ’80 a hoy, la demanda se ha duplicado, y por eso la crisis es inevitable", explicó.

Frente a ello dijo que se buscó, por un lado, resolver el adelanto de obras por parte del sistema eléctrico nacional para ejecutar una segunda estación transformadora, en Sáenz Peña, que se terminaría en 2011. Para el mientras tanto, se gestionó y consiguió de la Nación el aporte de generadores por 35 megavatios. "Sabemos que es poco", admitió. Se trata de equipos que generan 15 megavatios en Castelli y 20 en Sáenz Peña, incorporados en 2008.

Este año se planteó otra vez el tema, y se le informó al gobernador "que si no teníamos otro aporte de generación, era imposible resolver el tema global regional. Entonces conseguimos 10 megavatios para Charata, donde los equipos ya están en prueba, con una central térmica; y también conseguimos 4 megavatios para El Impenetrable, que es un área que no tiene interconexión con el área central, lo que a la empresa de energía le cuesta 1 millón de pesos por mes. A partir de estos 4 megavatios que aporta el sistema nacional, el costo de energía será el mismo que en Tirol, lo que nos permitirá ahorrar más de 8 millones de pesos al año".

Para Villa Ángela y su zona, la Provincia está pidiendo una generación de 15 megavatios, y busca cambiar el equipo de Sáenz Peña para que allí la generación sea de 35 megavatios en lugar de los 20 actuales. "Apuntamos a 41 megavatios más para el verano", dijo, aunque reconoció que "no va a alcanzar tampoco, porque es mucha la deficiencia que tenemos".

"Por eso, críticos de colectivo nos dicen qué hacer, pero esta situación era insostenible, y el recorte de demanda no es de ahora, sino que viene de 2006. El problema es que el crecimiento debe ser acompañado con inversiones, pero apuntamos a resolver el problema interno de la provincia, porque aunque tengamos ofertas de generación o transformación, vamos a tener problemas de saturación en las grandes ciudades, que es lo que nos está pasando en Resistencia", dijo.

El cargo específico

Judis volvió a defender luego la introducción de un cargo específico variable en las boletas de Secheep que pagan los usuarios, y reiteró que "será destinado a infraestructura, que no va a ingresar a las arcas de la empresa de energía, sino que irá directamente a la Fiduciaria del Norte para que a través de ella se contraten las obras o se haga un fideicomiso para hacer adelantos de obras, y así conseguiremos un cúmulo de inversiones en el interior y en el Gran Resistencia, donde hay un problema de saturación de demanda".

"Estamos haciendo un gran esfuerzo para llegar con un plan de contención a las fiestas, incorporando un nuevo centro de transmisión que está detrás del centro comercial Carrefour, el cual aportará más de 20 megavatios al sistema y descomprimirá la estación transformadora de la sede de Secheep y la de avenida Sarmiento próxima al Instituto de Vivienda", comentó. También se obtendrían 10 megavatios de un centro de Ruta 11.

Pero eso dijo que serviría para resolver las áreas norte y oeste de la capital, mientras que para el sur debería terminarse una línea de 132 kilovoltios inconclusa por un problema con vecinos, y habilitar una estación de avenida Alvear y Ruta 11. "Si no, no vamos a tener respuestas para la zona sur", advirtió.

El ministro insistió en que todo esto "serviría para pasar el verano", pero lo que necesita Resistencia es "un mallado de potencia que nos permita que no estemos preocupados si se levanta un nuevo condominio de edificios o se hace un nuevo barrio. Nosotros no tenemos que estar preocupados por el desarrollo, sino facilitarlo, y para eso hay que ser previsibles".

"Tenemos que dejar de hablar tanto, y hacer más, porque por culpa de eso después se llega a esta saturación", reclamó, y remarcó que "sin duda la restricción de energía hace que grupos inversores de gran envergadura pidan garantías de que tendrán condiciones de instalación, porque nadie se va a instalar si no tiene caminos, si no tiene agua y si no tiene energía".

Comentá la nota