Inusual victoria de un empresario K

Lázaro Báez recuperó US$ 10 millones, tras sortear una investigación por lavado de dinero en Liechtenstein
Lázaro Báez, el poderoso empresario patagónico de la obra pública y socio del ex presidente Néstor Kirchner, se alzó con una pequeña gran victoria secreta. Logró recuperar 10,4 millones de dólares que la justicia del principado de Liechtenstein mantenía congelados desde 2006, por sospecha de lavado de dinero, según confirmó LA NACION.

Los fondos se encontraban a nombre de Austral Construcciones, una de las empresas que dominan la obra pública en Santa Cruz desde su creación, en 2003, aun cuando arrastra una investigación por evasión tributaria a raíz de las facturas "truchas" que recibió en el caso Skanska.

La justicia de Liechtenstein determinó que "no existe indicio alguno de que esos 10 millones de dólares tengan un origen delictivo", según logró reconstruir LA NACION, aunque ese triunfo se gestó a partir de una peculiar ofensiva judicial liderada desde Río Gallegos.

El contador y, por entonces, ladero de mayor confianza de Báez, Fernando Javier Butti, viajó el año pasado hasta el principado europeo donde se había bloqueado el dinero porque provenía de una triangulación sospechosa, que se inició en Austral Construcciones y circuló por lejanos paraísos fiscales. Allí Butti testificó como gerente financiero de Austral en el juicio que sus abogados iniciaron contra la firma con la que compartía la operación sospechosa, Trade 24 Limited.

Esa sociedad cuenta con un amplio abanico geográfico. Fue constituida en las Seychelles, el archipiélago que se ubica al nordeste de Madagascar, en el océano Indico. Sus rostros visibles son el inglés Paul Anthony Cardy y el neozelandés Mark William Spiers, que vive en Letonia.

Pero más allá de ese abanico geográfico, Austral Construcciones se concentró en Liechtenstein. Demandó allí a Trade 24, en abril de 2008. Y poco después llegaron a un acuerdo. Cardy asumió la responsabilidad por las eventuales irregularidades en el movimiento de dinero y se comprometió a devolverle los US$ 10 millones, más intereses, pero con un descuento de US$ 298.000 para él.

Con ese acuerdo, Austral se presentó ante la Justicia del cuarto país más pequeño de Europa -además de paraíso fiscal donde rige el secreto bancario-, que autorizó su retiro definitivo del Hypo Investment Bank AG. Con los intereses, embolsó cerca de US$ 10,4 millones de la cuenta número 306.690.

El juez del distrito 12 de Liechtenstein, Nicole Netzer, se mostró mucho más severo con Cardy. No sólo mantuvo congelados los US$ 298.000 que retuvo tras el pacto con Austral Construcciones, sino que lo sindicó como sospechoso de querer estafar a la empresa argentina.

El esfuerzo de Butti, no obstante, fue uno de los últimos servicios que prestó a Báez. Ya no trabaja para el ex cadete del Banco de Santa Cruz que desde 1990 protagonizó un meteórico ascenso patrimonial, informaron a LA NACION en la propia empresa cuando llamó a Río Gallegos. Tampoco respondió el apoderado de Austral Construcciones, Roberto Saldivia, que cumple idéntica función en la constructora Gotti.

Incluso en Liechtenstein, Butti evitó las precisiones sobre su jefe. Sólo informó que el responsable de Austral es su "único director", el ingeniero chaqueño Julio Enrique Mendoza, y declaró que su propietario estaría al tanto de la operación con Trade 24 Ltd. Pero evitó detallar quién es ese propietario.

Según sus críticos dentro del propio entorno de Báez, Butti no hizo más que resolver el problema en el que él mismo se había involucrado y, quizá, causado. Fueron él y Cardy quienes firmaron en Londres el acuerdo de joint venture que comenzó por despertar las sospechas de un eventual blanqueo de capitales o delitos subyacentes.

Poco después de aquel acuerdo y de haber recibido la transferencia por US$ 10 millones en mayo de 2006, el Hypo Bank inició una investigación interna y reportó sus conclusiones a la justicia. De allí surgió que entre 4 y 5 millones de esos dólares sospechosos se destinarían a obtener cartas de crédito, aunque también se transferirían US$ 4,2 millones a una cuenta fiduciaria.

Con el reporte del banco y un informe de la Financial Intelligence Unit (FIU) europea en sus manos, el juez Netzer contactó a las autoridades judiciales en Santa Cruz y de Santa Fe, donde Austral Construcciones acababa de proveer 140 máquinas viales al Poder Ejecutivo provincial.

Netzer les notificó que había congelado esos US$ 10 millones y les pidió colaboración. Obtuvo poca información; pero al final, dos años después, avanzó sobre la base de lo que ocurrió en su territorio. Es decir, tras la demanda de Austral y su posterior acuerdo con Cardy.

Los lazos con el ex presidente

* Lázaro Báez se sabe bajo la lupa pública. Hoy es uno de los mayores empresarios de la obra pública de la Patagonia, además de socio de Néstor Kirchner en un fideicomiso para construir departamentos en Río Gallegos. El ex presidente aportó el terreno y su multimillonario amigo acercó la empresa constructora. Los vínculos entre ellos abarcan hasta pequeñas curiosidades. Comparten el escribano, Leandro Albornoz, para sus operaciones y Báez sería, además, el dueño de Epelco SA, que compró la casa del matrimonio presidencial en la capital santacruceña.

El caso

ENERO DE 2006

En Londres

* Austral Construcciones, de Lázaro Báez, firma un acuerdo con Trade 24 Ltd.

ABRIL DE 2006

Movimientos

* Austral Construcciones transfiere US$ 10 millones de una cuenta en el Banco Macro al Sud Bank & Trust (Bahamas).

15 DE MAYO DE 2006

A Europa

* Ingresan los US$ 10 millones en la cuenta de Trade 24 Ltd. en el Hypo Investment Bank AG, en Liechtenstein.

19 DE MAYO DE 2006

Avales

* Los titulares de la cuenta de Trade 24 presentan papeles en el Hypo Bank para justificar la transferencia.

SEPTIEMBRE DE 2006

Alerta

* Hypo Bank inicia una investigación sobre esos fondos. El juez Netzer congela los fondos y envía un exhorto a las autoridades argentinas.

2008-2009

Acuerdo

* Tras un largo proceso, Austral y Trade 24 pactan y esta última asume las culpas. La Justicia libera los fondos.

Comentá la nota