Inusual tormenta eléctrica sobre Caleta, Truncado y Las Heras

Un verdadero diluvio. Así podría calificarse lo que produjo la torrencial precipitación pluvial que cayó en las últimas horas del viernes en Pico Truncado, Las Heras y sobre todo en Caleta Olivia, pero en todos los casos el temporal vino precedido de granizo, además de ensordecedores truenos y peligrosos relámpagos. Antiguos vecinos no recuerdan algo parecido en años.

Si bien el pronóstico meteorológico aludía a posibilidades de lluvia, la tormenta de ribetes tropicales tomó por sorpresa a los vecinos de las tres localidades, aunque afortunadamente los organismos de Defensa Civil estaban preparados para atender las contingencias.

El fenómeno natural tuvo también otros matices inesperados ya que, a modo de ejemplo, en horas de la tarde del viernes cayó granizo en Las Heras y ese mismo fenómeno el anticipo de la torrencial lluvia que se abatió sobre una amplia zona del noreste santacruceño a partir de las 23 y por un lapso de no más de veinte minutos.

En tanto, Pico Truncado amaneció el sábado bajo un manto de niebla que limitaba la visibilidad a un centenar de metros. En esa misma ciudad, según señalaron voceros de Defensa Civil, si bien muchas calles se vieron anegadas, el sistema de drenaje respondió a la contingencia climática y consecuentemente en esa ciudad no hubo que lamentar casos de inundaciones ni de personas evacuadas.

“DIOS MÍO”

Fue un grito de imploración y lo hizo la pasajera de un remis de Caleta Olivia que se dirigía hacia Cañadón Seco cuando llegó la tormenta con poderosos truenos y relámpagos que le hacían presumir que iba camino al infierno.

El chofer contó luego que la intensidad de la lluvia era tal que resultaba estéril la máxima velocidad de los limpiaparabrisas. “Sólo veía dos o tres metros, pero no me podía detener en la ruta 12 porque era demasiado peligroso debido a la circulación de otros vehículos y las luces parecían rebotar en una pared de agua”.

En la zona urbana las cosas no estaban mejor que patios, interiores de casas y algunos locales comerciales resultaron anegados en contados minutos, evidenciándose algunas fallas estructurales.

EL GRAN HUMEDAL

En apenas cinco minutos, muchas bocas de tormenta fueron desbordadas y en las calles con clásicos tramos de hondonada aparecieron profundas lagunas que atraparon a más de un inexperto conductor.

Pero indudablemente el espejo de agua más difícil para sortear tuvo epicentro en la céntrica, precisamente en intersección de las avenidas Independencia y Monseñor Fagnano.

Quienes pudieron superar la prueba, en un trayecto de casi cien metros por Independencia -y con una profundidad algo superior al medio metro en el cruce con otra arteria-, bien podrían inscribirse para la próxima edición del rally Dakar.

En ese lugar pasó apuros una mujer que iba con sus pequeños hijos a bordo de un automóvil que quedó atrapado por las aguas, pero afortunadamente fue ayudada por otros vecinos.

CAMBIO CLIMÁTICO

Lo sucedido en la noche del viernes no tendría parangón en el curso de las últimas décadas. Al menos es lo que señalaron algunos antiguos vecinos consultados por este diario, a pesar que varios de ellos admitieron que este tipo de fenómeno meteorológico es algo habitual en provincias norteñas, de las cuales varios de los interlocutores son oriundos.

Como fuera, lo cierto es que ahora queda en mayor evidencia que el cambio climático que se registra en el mundo también tiene sus secuelas en la región patagónica. Otro ejemplo de ello es el caso de la aparición de langostas de una especie depredadora en proximidades de Río Gallegos, una zona que por ser fría no constituía hábitat para ese tipo de insectos.

SE ESPERABA MAREJADA

Por su parte, la guardia de Defensa Civil de Caleta Olivia atendió más de 30 llamados de pedidos de ayuda de distintos barrios y en el marco de los operativos se destaca la evacuación de una mujer anciana en el barrio 3 de Febrero que fue alojada en el gimnasio municipal del barrio Gobernador Gregores.

A ello se sumaba la caída de veinte metros de un paredón en el barrio 2 de Abril, el anegamiento con lodo en la calle Güemes, en el sector denominado “bajada del Hospital Meprisa”, inundaciones de calles en la zona céntrica, en proximidades de la Primera Laguna (calle José Hernández), anegamiento con lodo y agua de un mercado en el barrio Unión e ingreso de torrentes de agua en casas del barrio Jardín y Cesar Campos.

Por si esto fuera poco, voceros del organismo que permanente está en alerta para todo tipo de contingencias, señalaron que para antenoche y la madrugada de ayer se preveía una fuerte marejada.

Comentá la nota