*Intimidades de la campaña electoral neuquina

Los miedos del MPN. Los temores de la UCR. Las lealtades y traiciones. A punto de comenzar agosto, los dimes y diretes de la campaña electoral en la capital neuquina están a la orden del día.

En el MPN hay una inquietud, originada en una visión realista de lo que puede pasar en las elecciones del 23 de agosto en la capital neuquina: aun ganando, el partido provincial puede perder.

Es que pone en juego cinco bancas (cuatro y media, dicen con sorna, porque el concejal Muñoz había formado su banca unipersonal, escindiendo el bloque). Si la elección se fragmenta entre el MPN y las tres listas "oficialistas", el partido provincial puede perder -por aplicación del sistema D'Hont- una ó dos bancas, aun ganando los comicios por mayoría de votos.

En el partido provincial, que este miércoles a la noche hacía un acto en el Espacio DUAM, con amplio respaldo gubernamental a la lista de sus candidatos al Deliberante, no se desconoce esta realidad, y se asume como una "elección aceptable" ganar cuatro bancas, y aún tres, en el caso de los más pesimistas.

En la UCR también hay una inquietud. Temen perder el primer puesto de la trilogía oficialista a manos del UNE de Mariano Mansilla. El temor nace originado en las diferencias entre Farizano y Quiroga, y en la circunstancia de que un peronista K como Darío Martínez encabece la lista, en momentos en que los K están en declive.

Aseguran los radicales que "Pechi" Quiroga aparecerá en el último tramo de la campaña, respaldando a la lista PJ-UCR. "En alguna foto, en algún spot...nada espectacular", se afirma. Pero también se murmura que algunos votos "del palo" pueden ir a parar al Recrear, donde Marcelo Bermúdez hace fuerza para que su "pollo", Leandro López, gane su banca y sume al "espacio de sentido común" del Deliberante.

A la misma lista -la de Recrear- aseguran que pueden ir a buscar refugio algunos votos desencantados del MPN: "no todos van a parar al UNE", dicen, con ironía, ciertos dirigentes. Es más: parece que al UNE van más dirigentes enojados (o mejor dicho desplazados por la historia), que votos emepenistas, dicen los que viven intimidades partidarias.

Otra especulación que se hace es que los vecinos "independientes" que estrenan lista en estas elecciones, también pueden sacarle votos a la "centro-derecha". "Los electores pueden equivocarse, y en vez de votar a Leandro, pueden llegar a votar a (luis) Oses, de Lista Ciudadana", aseguran.

¿Y con UNE, qué pasará? En las filas de Mansilla, por ahora todo es optimismo porque las encuestas le dan bastante bien. Desde afuera, no se opina gran cosa, sino que se espera: "en estas elecciones se confirmará lo que puede dar este partido", dicen.

Comentá la nota