Intiman a Supertex a dejar su planta en el Parque Industrial

La empresa textil Supertex, continuadora de la ex ADEX confecciones, está a punto de ser desalojada del predio que ocupa desde hace casi cinco años en el parque industrial de la Capital.

La notificación llegó el último día de septiembre de la justicia federal de la Capital Federal, y obliga a la empresa a dejar los galpones en donde se instaló tras la crisis de su antecesora, sobre la ruta 5 justo en frente donde se desprende el empalme al ingreso del aeropuerto Vicente Almandos Almonacid.

Supertex ocupa actualmente a 52 trabajadores en esta Capital, donde trabaja con inversión propia que está fuera de los beneficios de la Promoción Industrial. Fue la primera industria rescatada por la ley de protección a las industrias riojanas sancionada con posterioridad a la crisis del 2001-2002.

En la provincia también tiene funcionando una planta de confecciones en Anillaco, donde trabajan más de 130 operarios, aunque originariamente la firma se radicó en Catamarca bajo el régimen de la ley 22021.

Hacia esas plantas podrían trasladarse las maquinarias y los bienes de producción de la empresas, pero el traslado del personal demandaría costos por desarraigo que los trabajadores no estarían en condiciones de afrontar.

Los propietarios de la planta están haciendo gestiones con el Gobierno local en busca de un galpón a donde reubicar el emprendimiento destinado a la fabricación de ropa de trabajo y jean, con punto de venta directa al público de conocidas marcas en el mercado nacional, pero los funcionarios del área de producción ya comunicaron que no hay un inmueble disponible para cubrir esa demanda.

Según el sindicalista, José Cáceres, del gremio FONIVA el empresario Luis Locati ya hizo una oferta a la sindicatura que lleva adelante el proceso de quiebra de ADEX para adquirir el local, pero hasta el momento no obtuvo una respuesta al planteo.

Cáceres se lamentó porque la firma viene pagando los sueldos y los aportes de los trabajadores al día y comenzó a desarrollar su proyecto por afuera de los beneficios fiscales. "Incluso está el compromiso de que si este problema se supera, poner en marcha un lavadero que generará unos 70 nuevos empleos", aseguró el dirigente.

Cáceres explicó que la intimación por desalojo ordenada por el juez de la quiebra, obedece al cobro de acreencias de la ex ADEX y advirtió sobre el peligro de que la situación se expanda a otras plantas del parque.

Comentá la nota