Intimaciones y reproches en torno a un contrato en jaque

Intimaciones y reproches en torno a un contrato en jaque
El intendente de Paclín, René Noriega, no ocultó a EL ANCASTI el malestar que sintió al recibir una carta documento de la secretaria de Turismo, Catalina Krapp, en la que lo intima por incumplimiento contractual.
Es que, en teoría, la hostería debería haber abierto sus puertas tras los dos años de plazo otorgados para sus refacciones. Noriega admite que no se cumplieron con las condiciones del contrato pero asegura que si eso no sucedió fue porque la Provincia no le giró los fondos necesarios para completar la obra.

"Tenían que darnos tres partidas porque lo que demandaba la refacción de la hostería era 1,5 millones de pesos, calculado por los técnicos de Obras Públicas. En 2009 nos tendrían que haber dado 500 mil pesos más, pero vino todo este lío de la economía, el ministro de Gobierno nos dijo que esperemos, que tengamos paciencia y en lo concreto no nos giraron más fondos, de tal manera que la obra se paralizó porque el acuerdo era que ellos aportaban los fondos y nosotros poníamos la mano de obra", justificó Noriega.

Consultada sobre las condiciones del acuerdo, la directora de Inversiones Turísticas, Teresa Sayago, dijo desconocer cuál fue el compromiso de financiamiento asumido por la Provincia pero admitió que el área legal de Turismo está evaluando la rescisión del contrato con la comuna de Paclín por incumplimiento de lo pactado.

"La obra está paralizada pero no por culpa nuestra, sino porque la Provincia no la sigue financiando", se defendió Noriega tras aclarar que desde 2008, sólo recibió 500 mil pesos del total de inversión demandada.

"Si ellos quieren yo les devuelvo la hostería, si no nos van a seguir haciendo aportes de plata la devuelvo y que sigan ellos la obra, pero eso no les conviene porque van a tener que contratar a una empresa privada que siempre sale más. Con este arreglo ellos sólo ponen para los materiales y el municipio se hace cargo de la mano de obra", advirtió Noriega. En ese sentido consideró que "lo correcto sería que la Provincia nos girara 'urgente' otro aporte para continuar la obra".

En el convenio original, tras poner a punto el complejo, el municipio podía administrarlo en su beneficio, pero nunca se llegó a la etapa de explotación turística.

Noriega explicó además que, por tratarse de un patrimonio provincial, el municipio no puede destinar fondos sojeros, mineros ni de desarrollo municipal para concluir la obra y que, por tanto, la única salida es el financiamiento provincial. Mientras de un lado se avanza con intimaciones y del otro lado se reclaman los recursos para terminar con los arreglos, La Merced, cabecera departamental de Paclín, no dispone de plazas hoteleras.

Comentá la nota