Intervino el Ministerio por denuncia contra obra de supermercado chino

El Ministerio de Trabajo bonaerense envió inspectores a la obra en construcción ubicada en Figueroa y Kramer, propiedad de inversores chinos denunciados por presunto trabajo ilegal y “condiciones infrahumanas” de vida, que sufriría una docena de trabajadores extranjeros.
El hecho tomó estado público por la intervención de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina, seccional Tandil.

“Estaban todos en negro, viviendo en condiciones infrahumanas, tirados como perros”, dijo ayer Daniel Urban, miembro del sindicato.

Se trata de 12 trabajadores, 10 paraguayos y 2 peruanos, contratados por los inversores asiáticos, quienes no tienen relación con otros supermercados que ya funcionan en Tandil.

Urban, en declaraciones al programa “Cada Mañana”, de AM 1560, manifestó que los operarios dormían en la misma obra, y “no tenían ni inodoro”.

La preocupante situación en Figueroa al 1.000 originó una denuncia ante la cartera laboral, en tanto que en las primeras horas de la tarde de ayer, inspectores labraron actas en el lugar.

Como Uocra sostuvo que “no recibimos respuestas concretas de los responsables”, las partes participaron de una audiencia donde se formalizó el reclamo de blanqueo de los obreros, así como el cumplimiento estricto de las normas de seguridad e higiene y las mejoras en las condiciones de vida del personal.

Los gremialistas, tras recorrer la obra, calificaron la situación como “deplorable”, al tiempo que recordaron un precente en la ciudad, vinculado a la edificación de dependencias de la Escuela Agrotécnica, donde de detectaron condiciones laborales similares hace dos años.

Comentá la nota