Intervino la Justicia sobre lo ocurrido con la ministra de Salud.

La justicia provincial inició una investigación de oficio sobre lo ocurrido el jueves por la noche en la playa de estacionamiento de la Casa de Gobierno, donde la ministra de Salud, Sandra Mendoza, atropelló a varios vehículos con una camioneta. Mientras tanto, la funcionaria salió a decir que es víctima de una operación política por la que responsabilizó a la Alianza.
“Mi adicción al trabajo hizo que me provocara esto”, dijo la esposa del gobernador Jorge Capitanich en declaraciones a Radio Génesis, relacionando lo ocurrido con la diabetes que padece.

“Por trabajar no estoy cumpliendo lo de comer las cuatro comidas, y me bajó el azúcar. Cuando agarré la camioneta me empecé a sentir mal, perdí el conocimiento y no me acuerdo de nada”, dijo.

Desmintió discusión

La versión que circuló por los medios nacionales tras el incidente fue que Capitanich le había pedido a su esposa la renuncia al cargo ministerial y que a cambio le ofreció una diputación nacional, provocando la reacción conocida. Mendoza, en cambio, dijo que no hubo diferencia alguna con el gobernador y que todo se redujo a un episodio clínico, como planteara el gobierno el viernes en un comunicado.

“Esto es una operación de prensa de la Alianza”, acusó Mendoza, que mencionó puntualmente entre los promotores del supuesto plan al ex gobernador Angel Rozas. Y cuando se le señaló que hay quienes dudan de su estabilidad emocional, contestó: “¿Quién está sano? Puede ser que tenga algún problema, pero voy al consultorio. El que se cree sano no está sano. Pero a mí nunca me van a poder decir que soy una corrupta. Cuando uno trabaja mucho dicen que es una loca”.

Investigación judicial

Ayer por la mañana, el procurador general del Poder Judicial y una fiscal se presentaron en la Casa de Gobierno para hacer una inspección del lugar en que ocurrieron los hechos. “Vamos a investigar qué sucedió, en una actuación de oficio abierta por la presunción de que se dañó patrimonio del Estado”, dijo a la prensa el procurador Jorge Canteros.

Una información afirmaba que la presencia de la fiscal de turno había sido solicitada por el vicegobernador Juan Bacileff Ivanoff, pero esto no pudo ser confirmado. Lo que dio a entender Canteros es que se decidió abrir un expediente ante las informaciones públicas que hablaban de daños provocados a bienes del Estado por parte de la ministra de Salud.

Tras observar el boquete abierto en un muro por el impacto de la camioneta que conducía Mendoza, Canteros y la fiscal Dolly Fernández ingresaron a la Casa de Gobierno, donde se habrían entrevistado con el ministro Domingo Peppo y con Ivanoff.

Una de las primeras diligencias en la causa sería tomar declaración a los policías que estaban de guardia el jueves pasado en la sede del Ejecutivo. También se ubicaría a los vehículos dañados, que estarían en un taller con la orden de ser reparados cuanto antes.

Comentá la nota