Intervinieron SOEME y no saben cuál será su futuro

Incertidumbre es la palabra que podría definir la situación que se vive puertas adentro del Sindicato de Obreros y Empleados de la Minoridad y la Educación tras la intervención dispuesta por el gremio a nivel nacional sobre la delegación en San Juan.
"Todas las acciones del gremio en la provincia están suspendidas. Los pagos, la atención de las necesidades de los afiliados, las gestiones administrativas… todo".

Ésa fue la respuesta que una de las empleadas del sindicato daba a quienes llegaban a la nueva sede gremial de avenida Libertador al lado de la Dirección de Turismo, donde antes funcionaba en Tribunal de Cuentas.

"No tenemos nada para informar. Aquí no hay ninguna autoridad. Todo lo que sabemos es que la Comisión Directiva fue disuelta y que ahora se está haciendo un balance en Buenos Aires. Mientras tanto, aquí estamos los empleados dando la cara y sin ninguna información porque nadie nos dice nada oficial y lo que hay son todos rumores", dijo una mujer que pidió mantener su nombre en reserva "porque no sabemos qué va a pasar…".

En la extensión de la charla las empleadas mostraron su incertidumbre y preocupación por su fuente laboral y por el futuro de la delegación en la provincia que tiene más de mil afiliados y que de alguna manera representa a otros 1.500 contratados que hacen funciones de maestranza en las escuelas de la provincia.

La intervención del sindicato fue concretada el 4 de enero, aunque estaba definida desde antes de fin de año en Buenos Aires por parte del gremio a nivel nacional, que conduce Antonio Felipe Balcedo.

Quien llegó a San Juan fue el secretario de Interior del gremio nacional, Andrés A. Rodríguez, oriundo de Tucumán o Santiago del Estero (no hay datos concretos), quien estuvo en la sede gremial hasta la semana pasada y luego se llevó a Buenos Aires toda la documentación de la seccional para hacer un balance en Capital Federal y luego decidir los pasos a seguir.

Respecto a lo que pasó con las cuentas del gremio, que aparentemente no cerraron en la auditoría realizada por la organización nacional, no hay mucha información todavía, aunque internamente se sabe que el ahora ex secretario gremial de la institución, Antonio Sánchez, tuvo una activa participación en los hechos que se sucedieron muy rápidamente y que determinaron la drástica medida en el gremio.

Mientras tanto, en el sector sindical de San Juan, los dirigentes consultados mostraron "una honda preocupación por lo que está pasando en SOEME" pero ninguno dijo conocer en detalle lo que motivó la remoción del secretario general Daniel Bazán y todos los miembros de la Comisión Directiva, que estaba cumpliendo su segundo mandato al frente de la institución y que acababa de inaugurar la nueva sede en la que unió al gremio y a la obra social OSTEP en un magnífico edificio que fue remodelado a nuevo.

Algunos dirigentes creyeron ver detrás de la intervención "algún trasfondo político, porque desde San Juan se lideraba a varias delegaciones del interior y posiblemente eso haya molestado a nivel del gremio nacional".

Quien mostró mayor preocupación fue en secretario general de la Unión de Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (UTEDYC), Alberto González, que nuclea a los empleados de los gremios y quien dijo que "intenté hablar con el interventor, pero no me atendió" y adelantó que "hemos convocado a nuestro gremio a una reunión a los 32 trabajadores que prestan servicios en SOEME, porque si necesitan que salgamos en su defensa, estamos dispuestos a intervenir para preservar su fuente de trabajo".

Comentá la nota