Los interventores intimaron a empleados de Colonización

Vallejos, Gómez y Ruffino recibieron cartas documento. Les piden que fijen una postura respecto a sus denuncias y que se abstengan a seguir hablando.
Tres empleados del Instituto de Colonización aseguraron ayer haber recibido cartas documento en las cuales se los obliga a ratificar o rectificar sus denuncias con respecto al manejo de tierras fiscales y desmontes. Detrás de las intimaciones están sus jefes, Osvaldo Lovey y Esteban Branco Capitanich, los interventores del organismo, y quienes, precisamente, acompañaban esa misma postura, pero hasta antes de asumir los cargos.

Los documentos tuvieron como destinatarios a los trabajadores Raúl Vallejos (ex secretartio general de UPCP), Luis Gómez y Fortunato Ruffino, quienes desde hace más de 10 años vienen denunciando pública y judicialmente -ante los organismos del Estado y ante la Justicia- desmanejos en las adjudicaciones de tierras y el avance de la utilización ilegal del monte nativo chaqueño.

Según afirmaron los empleados de Colonización, en la carta documento se los intima a fijar una postura respecto a sus propias denuncias y «abstenerse de publicar cosas que menoscaben el honor».

En conferencia de prensa, Vallejos, líder histórico de los reclamos por «desmanejos» en Colonización, señaló que «esta documentaciónnos intima a delinquir, puesto que como empleados públicos, estamos obligados a denunciar irregularidades» y agregó que no sólo sostienen sus dichos, sino que «seguiremos en el tema».

13 AÑOS DE DENUNCIAS

«Hace más de trece años que los empleados de Colonización venimos manifestando públicamente nuestra preocupación por el manejo de las tierras fiscales y los desmontes en la provincia, a tal punto que terminamos siendo avalados por el Tribunal de Cuentas, y la Fiscalía de Investigaciones Administrativas», sentenció Vallejos.

El ex dirigente gremial dijo estar «sorprendido» porque la carta documento vino de Branco Capitanich y Lovey, quienes «en su momento acompañaron la redacción de las denuncias».

Los trabajadores intimados conisderaron además que se trata de una movida en contra de Ruffino -jefe de Personal del Instituto-, quien denunció que a través de un decreto firmado por el ministro de Economía, Eduardo Aguilar, ingresaron más de 180 agentes de los cuales 140 no registran ingresos ni egresos. «Son literalmente ñoquis», denunció Ruffino».

Comentá la nota