Con una intervención récord, Pesce salió a demostrar que controla al mercado

La entidad jugó fuerte en futuros con posturas de ventas de u$s 500 millones en algunos plazos. Evita así deshacerse de divisas y disuade de comprar en el mercado de contado. Pero dicen que se recalentó el mercado negro y la demanda del público. El blue ya está en $ 3,90 y el minorista subió a $ 3,84
El nuevo Banco Central (BCRA) conserva las viejas estrategias "operativas". A diferencia de los cambios que se están llevando a cabo en la estructura interna de la entidad monetaria, sus jugadas a la hora de operar siguen siendo las mismas bajo la premisa de "marcar su poder de fuego" cuando las cosas tienden a salirse de control. La señal es una sola: demostrar que "siguen mandando" y llevar la tranquilidad de que no habrá devaluación alguna y que el tipo de cambio se mantendrá cerca de su piso de $ 3,81, por ahora.

En la rueda de ayer no sorprendió entonces que con un mayor movimiento de empresas y bancos –un poco por incertidumbre ante el clima de tensión política y otro poco por estacionalidad al ser fin de mes– la mesa de la autoridad monetaria salga con furiosa agresividad en los mercados de futuros. En concreto, ofreció contratos más baratos para trasladar la demanda privada del mercado spot hacia plazos más largos y así descomprimir la presión del contado, sin tener que deshacerse de divisas en esa plaza. Una estrategia que por ser poco original no es menos efectiva.

De hecho, ayer le bastó para mantener el tipo de cambio controlado. En el circuito mayorista la divisa terminó estable en el mismo valor anterior de $ 3,814. En esta línea, revelaron en los bancos, el Central se impuso en el offer de los plazos de enero hasta abril –los más cortos– con posturas de 5000 contratos equivalentes a u$s 500 millones. Así es como el volumen de negocios explotó en los dos mercados de futuros, el Rofex y el Mae. En el primero se llegó a un máximo absoluto de casi u$s 758 millones. El récord anterior había sido el 26 de junio de 2009, previo a los comicios legislativos, cuando marcó un volumen de u$s 704 millones. Pero también se alcanzó un récord de operaciones totales a plazo ya que en Mae se negociaron u$s 590 millones, sumando entre ambos mercados un total de u$s 1.348 millones. Así, todos los contratos bajaron, pero con un porcentaje marginal de 0,2%. "Casi todo se operó en las tres primeras posiciones lo que no muestra demasiada tendencia hacia adelante y puede ser sólo un signo de la incertidumbre generada en estos días por los cambios del BCRA", explicó Javier Marcus, del Rofex.

También ayudaron a descomprimir la presión en el spot, órdenes de venta de Anses, que según informaron en el mercado, vendió cerca de u$s 20 millones y del Banco Nación. Por otra parte, en un banco extranjero manifestaron que "el BCRA vendió en el spot euros, como forma indirecta de vender dólares, porque precisamente faltan divisas en el mercado". Estimaron unos 30 millones de euros.

No obstante, la preocupación en Reconquista pasa por el movimiento del público, cuya demanda se recalentó, según cuentan en las entidades financieras. Ayer, las pizarras de la city porteña subieron un centavo al billete hasta $ 3,84 para la venta. Sumado a esto, en el mercado negro, donde no llega "la mano" del Central, revela que la presión sigue en aumento. Ayer, el dólar blue o informal llegó hasta los $ 3,90, seis centavos por encima del formal. Aunque no es de inminente peligro, en los bancos reconocen que es una luz de alerta. "Veníamos de seis meses de tranquilidad, de agosto a diciembre de 2009 el blue estuvo o por debajo o a la par del formal", dijeron en un banco.

Comentá la nota