La intervención de Moreno agudiza la disputa entre el Gobierno y el agro

La intervención de Moreno agudiza la disputa entre el Gobierno y el agro
Randazzo negó que el secretario sea "mafioso"; Biolcati se quejó por la "discrecionalidad" en el reparto de los permisos para exportar y el control del mercado interno
La figura de Guillermo Moreno y su nueva irrupción en el conflicto con el campo profundiza el enfrentamiento entre el Gobierno y el agro horas después de que las negociaciones volvieran a quedar estancadas.

El primero en alzar la voz fue el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Luis Biolcati, que apuntó contra el secretario de Comercio Interior por las trabas a la exportación de carne y granos.

"Tenemos que discutir la política comercial seriamente. No puede seguir existiendo discrecionalidad en [la asignación] de los permisos para exportar ni intromisión en los precios del mercado interno", planteó el dirigente en declaraciones a C5N.

Biolcati evitó nombrar a Moreno, pero sus cuestionamientos coinciden con las conductas que ayer volvió a denunciar la Comisión de Enlace y por las que responsabilizó al secretario de Comercio.

"Frente a un mundo en crisis que, por suerte, sigue necesitando alimentos, seguimos con cupos y trabas para exportar", añadió molesto.

Por otra parte, el dirigente volvió a desestimar el argumento oficial según el que los productores de soja retienen parte de la cosecha de soja como parte de una "maniobra".

"La soja [aún acopiada] es capital de trabajo para el productor. Es una forma de ahorro frente a la falta de certezas y las condiciones desfavorables. Es el dinero que necesitan para no paralizar el trabajo, porque tampoco hay crédito. No hay por qué buscar maniobras en estas decisiones", planteó.

"No me parece mafioso". La defensa oficial quedó a cargo de Florencio Randazzo. "No me parece que Moreno sea un mafioso. Es una persona honesta", afirmó el ministro del Interior en declaraciones a radio Continental.

Además, el funcionario volvió a cuestionar la interpretación que la dirigencia rural hizo de la reunión de ayer. "Me pareció que [su reacción] no condice con la reunión de ayer", indicó. En particular, apuntó contra Biolcati: "Tenía una toma de apuntes y todos los puntos fueron aclarados", aseguró.

En este punto, volvió a la figura de Moreno. "Cuando hicieron una observación sobre el tema", comenzó en alusión a los planteos de la dirigencia rural por la injerencia del funcionario en las exportaciones del sector, "les dije que traigan una denuncia, porque la responsabilidad pasa por [el secretario de Agricultura, Carlos] Cheppi, [la ministra de la Producción], Débora Giorgi y quien les habla. Es un tema serio como para que pongamos a tal o cual en las responsabilidades", se quejó.

Otra vez, no. Por otra parte, Randazzo volvió a apelar a la crisis mundial, y la necesidad de morigerar su impacto en la Argentina, para explicar la negativa oficial a discutir la rebaja en las retenciones que reclama el campo.

Concedió que "es cierto que hay menos venta" de commodities, pero enseguida añadió: "La crisis mundial está afectando y hay que sortear el problema. Tenemos que administrar recursos que son escasos frente a múltiples demandas". "Sobre las retenciones a la soja nuestra posición es conocida y hay que respetarla como respetamos la de ellos", remató.

Pantano y cortes en puerta. Ayer, tras la tercera reunión entre la Comisión de Enlace y el Gobierno, las negociaciones volvieron a empantanarse. Justamente la injerencia de Moreno en las exportaciones y la falta de claridad en torno a los acuerdos ya oficializados generaron las nuevas trabas en el diálogo.

Mientras que la dirigencia rural convocó al acto de mañana en Córdoba, a un año del inicio del primer paro contra las retenciones y llamó a los productores a manifestarse en las rutas, el Gobierno se mostró molesto por la actitud de los ruralistas y ratificó que no discutirá la rebaja a los derechos de la exportación de granos, el principal reclamo del sector.

Randazzo cuestionó con dureza la convocatoria del agro. "No me parece bueno que el campo vuelva a las rutas. No contribuye. No me parece que sea la respuesta", dijo a radio Rivadavia.

Comentá la nota