Intervención judicial Denuncia penal contra el IOMA Junín

La delegación del IOMA (Instituto Obra Médico Asistencial) en Junín afronta una denuncia penal en su contra por presuntas irregularidades en la distribución de los medicamentos incluidos en el Plan Mepes, para patologías crónicas y especiales.
La presentación del caso en Tribunales fue realizada por el vicepresidente del Colegio de Farmacéuticos de nuestra ciudad, Edgardo Martínez, en el año 2007, y el tema es investigado por la Fiscalía Nº 3, a cargo de Carlos Colimedaglia.

Esa anomalía que originó la intervención judicial se suscitó “hace un año y varios meses”, momento en que se detectó que la sucursal de la mutual había negociado con una sola farmacia para la provisión de los remedios correspondientes al programa en cuestión, incurriendo en una supuesta violación del derecho de libre competencia comercial.

En declaraciones a La Verdad, Martínez reconoció haber sido él quien personalmente puso el tema en consideración del fiscal Colimedaglia.

“Hace un año y medio hice una denuncia contra el IOMA Junín por manejos irregulares en la operatoria de un plan oncológico, donde fue favorecida farmacia que aún siguen siéndolo”, relató el comerciante.

Con más detalle, el directivo del Colegio contó que el negocio favorecido había sido dado de baja por la obra social en 2004 por estafa y, negociación de por medio, no sólo retomó las prestaciones para el instituto sino que se convirtió en su socio exclusivo a nivel local a la hora asistir a los afiliados insertos en el Plan Mepes.

Tal plan incluye a medicamentos de alto costo (oncológicos, para hemofílicos, antiretrovirales, insulinas). “Las personas que necesitan esos remedios acuden a la delegación del IOMA y reciben autorización por seis meses para acudir a la farmacia a comprar el producto en forma gratuita. Pero lo normal es que el afiliado pueda concurrir a cualquier farmacia”, expresó Martínez.

En esta oportunidad, “el afiliado iba a la sucursal, cuando solicitaba la autorización lo hacían volver a los dos o tres días, le entregaban directamente los medicamentos y esas recetas aparecían facturadas por una farmacia, que era la que proveía el remedio”, reveló el vicepresidente de la entidad colegiada.

Asimismo remarcó que “esto no solamente es un problema administrativo sino que se suma la seguridad del medicamento hacia la persona. Es decir, los productos eran entregados por empleados de IOMA, que no tienen absolutamente nada que ver con la salud”.

“Entonces, por un lado se dice que IOMA garantiza el suministro de medicamentos en las farmacias y por otro lado, el plan más caro y los remedios que necesitan un mayor resguardo, que llevan cuidados especiales, cadenas de frío, los dejan a cargo de gente que no tiene nada que ver con la salud”, analizó.

Pese a no haber recibido grandes novedades de la investigación, Martínez afirmó que “por comentarios, sé que han admitido esa operatoria”.

Y advirtió: “Los farmacéuticos vemos que existe un desmanejo absoluto en la cuestión administrativa. Al margen de la cuestión económica y comercial en la que se ven afectado el resto de los comercios del rubro, esto pone en serio riesgo la salud de los afiliados”.

Con ese panorama, El farmacéutico pidió por este medio a Colimedaglia que “arbitre todos los medios necesarios para acelerar esta causa que lleva más de doce meses en su despacho”.

No obstante, según pudo averiguar La Verdad ayer al mediodía, desde esa dependencia judicial solicitaron la declaración de incompetencia para expedirse y el traspaso de la causa al ámbito de las fiscalías correccionales, pedido que aún no les fue respondido.

Comentá la nota