Interurbano: más de la mitad de los colectivos no pasaron el control

Las empresas tienen plazo hasta el sábado 29 para realizar la revisión. En cinco días esperan examinar a 160 coches del parque automotor del interurbano.
Sobre una plataforma un colectivo de la empresa Polo esperaba comenzar la revisión técnica. El chofer con paciencia cumplía las indicaciones que el solicitaba un operario vestido de azul, que en su remera llevaba bordado las iniciales VTV. Primero encendió el motor, prendió las luces y comenzó a mover las ruedas del vehículo. De esa manera, el coche de la empresa de transporte de pasajeros interurbano comenzó la revisión técnica, que fue dispuesta por el Ministerio de Transporte de la provincia, obligatoriamente. En la primera jornada más de la mitad no pasó el control.

El Gobierno contrató a la firma Verificaciones Técnicas Vehicular (VTV) de Buenos Aires para que realice por única vez en la provincia el examen en las unidades de forma gratuita.

Hasta el sábado 29 los coches de las empresas que prestan el servicio en el territorio puntano tendrán tiempo de pasar por el taller que fue instalado en un tinglado ubicado en Riobamaba al 2150.

Por medio de una computadora se mide el rendimiento general de cada unidad, de esa manera los operarios saben si el vehículo cumplió o no los requisitos necesarios para poder pasar o no la revisión.

Desde el Ministerio de Transporte, Industria y Comercio se estableció un cronograma que permitirá que unos 40 colectivos -aproximadamente- pasen por día. El tiempo del control técnico es de un promedio de 20 minutos.

Hasta ayer a las 17:30 habían pasado unas 30 unidades, de la cuales 12 solamente lograron satisfactoriamente pasar la revisión. El resto obtuvo la designación “observar”, lo que obliga a los empresarios a arreglar las fallas para realizar nuevamente el examen.

El trabajo en el lugar es continuo, la entrada de vehículos no para, por eso la atención es de 8 a 20, solamente a la 13 los empleados de VTV se toman un descanso de una hora para almorzar, y después continúan con la tarea que vinieron a desempeñar a San Luis.

La verificación técnica es una más de las acciones que lleva adelante el Ministerio para optimizar el servicio del interurbanos. Ayer el ministro Facundo Satarone se reunió con intendentes del interior para asentar las bases de lo que será la puesta en marchas del Programa Transporte Para Todos.

El control

En el galpón fue instalada la planta móvil de la empresa. Solamente la operan tres personas. Todo el quitamiento es de última generación. El examen comienza cuando uno de los empleados de VTV se sube a la unidad para revisar el interior del vehículo. Con minuciosidad revisa el estado de los asientos, si están bien anclados al piso, que las alfombras estén bien pegadas, que las butacas que están en primera fila y las del último tengan los cinturones de seguridad correspondientes, al igual que el lugar del conductor. También verifican que los cristales no estén rotos o tengan fisuras, y que cada unida cuente con su matafuego correspondiente y el martillo rompe cristales.

Una vez que el colectivo sube a la plataforma, dos operarios revisan como funcionan las luces, guiños y balizas, pero también el limpiaparabrisas y bocina. Después le solicitan al conductor que encienda el motor y que mueva las rudas que están ubicadas sobre dos rodillos. En ese punto se controlan los frenos, el tren delantero y la suspensión.

En otro paso, le señalan al chofer que acelere. Con un detector colocado en el escape de gas, verifican los niveles de emanación de gases tóxicos. Se agachan y comienza la tarea de controla el chasis y el estado de las ruedas.

Daniel Serio Vescia y Julián Bestard, funcionarios del área técnica del Ministerio de Transporte, comentaron que en total tienen previsto revisar unos 160 colectivos de toda la provincia. Además dijeron que cada unidad debe presentarse con la documentación correspondiente, que en este caso es la tarjeta verde, el carné de conducir del conductor y los papeles del coche.

Comentá la nota