Interrogarán a Héctor Capaccioli

Interrogarán a Héctor Capaccioli
Fue el recaudador de la campaña electoral del kirchnerismo en 2007; lo anticipó ayer el juez Oyarbide en Salta
Héctor Capaccioli, recaudador de la campaña electoral 2007 que llevó a Cristina Kirchner a la presidencia, será citado a declarar por el juez Norberto Oyarbide en la causa que investiga la mafia de los medicamentos, según aseguró ayer el propio magistrado en Salta. Hasta allí fue, dijo, en busca de apoyo de la Virgen del Milagro para enfrentar un caso tan complejo.

Oyarbide hizo estas afirmaciones el mismo día en que el Gobierno, a pedido suyo, intervino la Obra Social Bancaria (OSBA) y designó al frente del organismo al oncólogo platense Pedro Ferrara, hijo del ex ministro de Salud Floreal Ferrara.

La declaración de Capaccioli sólo podrá concretarse si Oyarbide es confirmado en la causa, pues ayer el líder del gremio bancario, José Zanola, y su mujer, Paula Aballay, lo recusaron, al entender que prejuzgó y perdió imparcialidad cuando adelantó a los periodistas que iba a indagarlos. Oyarbide puede rechazar su recusación y será la Cámara Federal la que decida si sigue al frente de la causa.

Además, Oyarbide adelantó su intención de continuar con la declaración de Capaccioli. "Va a ser citado", contestó el juez a un periodista de El Tribuno, de Salta, cuando lo consultó en el aeropuerto.

Capaccioli apareció nombrado en la investigación a partir de los aportes de campaña que obtuvo de empresarios relacionados con laboratorios. Algunos de ellos luego dijeron que no habían puesto dinero, sino que sólo prestaron su nombre para aparecer como aportantes.

Capaccioli era superintendente de Salud, pero renunció a su cargo por las diferencias con la entonces ministra de Salud Graciela Ocaña, denunciante en esta y otras causas por remedios adulterados. Lo hizo cuando se supo que Sebastián Forza, uno de los muertos en el triple crimen de General Rodríguez, había aportado a la campaña electoral kirchnerista.

Oyarbide dijo: "Es evidente que el control [del Estado] no existió, porque se estaban vendiendo medicamentos oncológicos robados, adulterados o aquellos cuya venta estaba prohibida porque debían entregarse en forma gratuita por orden del Ministerio de Salud".

Por todo esto expresó que su tarea es "determinar hasta dónde llega la cadena de complicidad". Afirmó: "Creo que la hay. Es una red de esta gente que debe de haber estado operando a modo de célula".

Oyarbide, devoto de la Virgen del Milagro, al igual que su madre, que es salteña, explicó ayer a los periodistas que pensaba recurrir al apoyo divino para encarar esta complicada pesquisa. Antes de que el juez viajara a Salta, el fiscal del caso, Luis Comparatore, pidió que tomara declaración a los pacientes de los hospitales porteños y bonaerenses que habían tomado remedios oncológicos y para el VIH ?que se cree fueron adulterados?, y profundizar en el patrimonio de los empresarios sospechosos y sus operaciones financieras.

También Oyarbide pidió que se citara de inmediato a prestar declaración a Néstor Lorenzo, socio del laboratorio San Javier y primer detenido en esta causa. Oyarbide excarceló al sospechoso, pero a pesar de haber ordenado su arresto nunca lo interrogó. Comparatore quiere un listado de los bienes de Lorenzo para evitar que se desprenda de ellos y provoque "una eventual insolvencia fraudulenta", posibilidad que dejaría a las autoridades sin parte de la prueba e impediría embargos.

Comentá la nota