La interpelación del radicalismo por el caso Las Prunas caerá en el archivo

La interpelación del radicalismo por el caso Las Prunas caerá en el archivo

Así lo adelantó la mayoría de los integrantes de la comisión de Obras. Será la semana que viene cuando al expediente se adjunte la desgrabación de la exposición de los funcionarios involucrados. Un proyecto “de poco sustento” según algunos concejales.

Lucía Sánchez Lucero. Dos semanas después de que los funcionarios involucrados por el radicalismo en un caso por irregularidades en un barrio privado dieran explicaciones en comisión, los concejales volvieron a analizar el expediente que contiene las acusaciones. Tanto Acción Marplatense como el Frente Renovador y el Frente para la Victoria coincidieron en archivar el pedido de interpelación solicitado por el radical Nicolás Maiorano, dirigido hacia el intendente Gustavo Pulti; el secretario de Gobierno Pablo García; Leda Tidone, vicepresidente del Emvial y Manuel Regidor, vicepresidente de Obras Sanitarias.

Esto tendrá lugar recién la semana próxima, cuando se adjunte al expediente la desgrabación de la exposición realizada por los funcionarios hace 15 días. Esto fue pedido por el radicalismo ante la insistencia de las otras fuerzas en archivar el proyecto de decreto elevado por el bloque de la UCR, el cual recibió calificativos como “flojo” y de “poco sustento”.

Cabe recordar que Maiorano presentó una iniciativa ante el Concejo Deliberante para interpelar a los integrantes del gabinete antes mencionados en el marco de supuestas irregularidades acontecidas en el barrio privado Las Prunas. Los funcionarios se presentaron en comisión de Obras y el autor del proyecto no pudo contrarrestar los argumentos allí vertidos. Ahora, tendrán una semana más para presentar nuevos argumentos ya que, de lo contrario, los concejales optarán por dejar sin efecto el pedido de interpelación.     

EN COMISIÓN Al poner el expediente de Las Prunas en tratamiento, la presidente de la comisión de Obras, la radical Cristina Coria, intentó que el tema pase desapercibido. Es que luego de la exposición de los funcionarios, el radicalismo no quedó bien parado al evidenciarse que su presentación carecía de argumentos sólidos. 

En este marco, Coria propuso dejar el proyecto en comisión a la espera de que José Luis Castorina –secretario de Planeamiento- envíe la documentación referida al barrio cerrado. Sin embargo, rápidamente la oficialista Claudia Rodríguez pidió el archivo del proyecto de decreto que contiene la citación, aunque no se opuso a que la ordenanza siga su curso. De todas formas, la defensa de Acción Marplatense resultó tibia en comparación con la esgrimida por el edil massista Cristina Azcona.

“El proyecto tuvo una razón pero acá estuvieron los funcionarios dando respuestas y afectados de manera personal. Si Maiorano tiene más requisitos que los presente nuevamente porque cuando vinieron los funcionarios no hubo algo concreto o serio para avanzar”, sentenció el titular de la bancada del Frente Renovador. 

Coria buscó cubrir las falencias de su compañero de bancada en el expediente y aseguró que en aquel momento no estaban preparados para tratar el tema. Además, remarcó que los integrantes del gabinete “trajeron palabras pero no documentación”.

“El secretario de Gobierno sigue siendo socio del emprendimiento ¿A nadie le llama la atención que haya tantos funcionarios involucrados?”, se preguntó la radical, al tiempo que añadió que “por mucho menos, alguna vez se habló de tráfico de influencias”.

Azcona volvió a la carga y sostuvo que a Maiorano “le contestaron en la cara y no pudo retrucar nada”. Asimismo, añadió que el expediente era “muy flojo” y hasta señaló que el propio autor debía pedir el archivo.

El edil del FpV Fernando Maraude puso paños fríos a la discusión y entendió que no había inconveniente en esperar una semana más a que se incorpore la desgrabación al expediente, aunque aclaró que “si no hay nada nuevo, lo archivaría”.

Finalmente, luego de muchas chicanas, se resolvió aguardar hasta la semana entrante, pero el pedido de interpelación parece seguir el mismo camino que los presentados con anterioridad desde la UCR: el archivo.   

MATERIAL B   Vuelven a acusar a la UCR de “desmanejos administrativos”  

Desde el FpV aseguraron que Baragiola se llevó un expediente en estado parlamentario. Desde la Presidencia del Concejo confirmaron que no se pidió autorización, tal como lo establece el Reglamento Interno.   

Ante la movida mediática de la concejal Vilma Baragiola para “ocuparse” de la problemática de la falta de gas natural en muchos hogares marplatense, la radical no sólo cosechó las críticas del gremio de Suteryh sino que ahora podría enfrentar una sanción del Concejo Deliberante por incumplir un artículo del Reglamento Interno.

Es que el bloque del Frente para la Victoria observó que en una de las fotos de prensa de la edil con autoridades de Camuzzi, se ve un expediente que se encuentra en tratamiento en el ámbito deliberativo. Dado que la reunión se dio fuera del Palacio Municipal, el kichnerismo quiso saber si Baragiola contó con el decreto de la presidencia que la autoriza a retirar este tipo de documentación.   

Fuentes cercanas al Concejo Deliberante confirmaron a El Argentino que no se requirió ni se expidió permiso alguno de esta naturaleza.

El edil Marcos Gutiérrez consultó por esta cuestión formalmente a través de un proyecto de comunicación y recordaron que un artículo del reglamento Interno establece que “los asuntos que se encuentren en comisión o que se estén considerando por el Concejo, no podrán ser retirados ni por su autor ni por la comisión que los hubiere despachado, salvo que medie decreto para ello”.

Según declaraciones de Baragiola en su página web oficial, “la reunión con el Gerente General de Camuzzi, Carlos Salerno, se generó para llevarle expedientes y años de trabajo”.  “Es en base a esto que estamos pidiendo explicaciones a la Presidencia del Cuerpo: queremos saber si en efecto la concejal tenía permiso explícito para retirar de las instalaciones municipales esos expedientes”, finalizó el concejal.

Desde el bloque del FpV enfatizaron en que ésta no es la primera vez que desde la UCR ocurren ciertos “desmanejos administrativos” que ponen en relieve “un desprecio por las reglas que los demás concejales mantienen como guía”. 

“Quien pretende gobernar la ciudad no puede conducirse siempre de esta manera arbitraria, ajena a lo que marcan las normas”, remataron.

Coment� la nota