Las internas del gremio docente se hacen más evidentes cada día

La división entre el titular del Sute, Eduardo Franchino, y el secretariado, repercute en las acciones.
Uno de los sectores del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación, que tomó parte en la interna gremial que tiñó las últimas protestas del gremio docente, realizó una autocrítica y admitió que estos problemas no hacen más que traer inconvenientes a un deteriorado sistema educativo, que presenta falencias en la mayoría de sus áreas.

Cristina Razo, secretaria gremial del Sute, dijo que “estos asuntos internos no favorecen las mejoras en educación, que lógicamente se traducen en la calidad de vida de toda la población “.

“Hacemos una autocrítica muy grande”, dijo la gremialista. Sin embargo, a la hora de ser consultada sobre un posible acercamiento con el actual titular del gremio, Eduardo Franchino, quien se encuentra enemistado con casi todo el secretariado, Razo respondió con un seco y terminante “no”.

Este sector, que responde a la conducción nacional de la CTERA (Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina), también se está alejando lentamente de la unidad que se había constituido con los otros gremios estatales. “La última acción conjunta fue la del 17 de Octubre”, dijo Razo, en referencia al masivo paro, permitiendo leer entre líneas la desaprobación de las posteriores apariciones de Franchino en compañía de los otros jefes sindicalistas.

El plan de acción del Sute (al menos el ideado por los secretarios gremiales) para los último días del año se definirá esta semana. El martes 9 hay paritarias y el jueves un plenario. Además, desde el sector opositor a Franchino dicen pretender terminar de discutir la reestructuración de los cargos a principios de febrero. “No queremos que se mezcle con la discusión de los aumentos que se da con cada inicio de clases”, dijeron desde el gremio.

Por ello, aunque los acotados tiempos de cara a fin de año hacen prever que no se tomarán nuevas medidas de fuerza (o que si se toman no tendrán ni el visto bueno de la población ni la fuerza de las anteriores), sí se puede empezar a vislumbrar un inicio del ciclo lectivo 2009 bastante conflictivo. Es que este en grupo entienden que el aumento del presupuesto en educación debe transmitirse en mejoras en los sueldos, pero desde el Gobierno las señales de la existencia de la voluntad de otorgar mejoras en los salarios.

Comentá la nota