Las internas del Gabinete Municipal: Quevedo le pidió la renuncia a Colombo

El Secretario de Salud comunal llmó por teléfono a su antecesor para solicitarle que, ante la asunción del nuevo titular del Hospital Municipal, él debía dar un paso al costado como Director adjunto. ¿Consecuencias de la denuncia por el 911?
Guillermo Quevedo levantó el teléfono el pasado martes, y le comunicó al neurocirujano Oscar Colombo que debía presentar la renuncia al cargo que ostenta en el nosocomio comunal..

La llamada del flamante concejal tomó por sorpresa al Colombo, quien no demoró en mencionarle su total negativa a acatar esa orden.

Algunas versiones indicarían que la decisión la adoptó el propio Quevedo, sin la anuencia del Jefe comunal, Cristian Breintestein, y que tendrían como origen, los perjuicios generados después de la denuncia por supuestas iregularidades en el servicio de emergencias 911.

Es que cuando se acercó la denuncia a la Dirección del Hospital, fue el propio Colombo, quien recepcionó, asesoró y acompañó a los estamentos pertinentes a las personas que acercaban esa información.

Y fue, justamente esa presentación, la que rozaba al actual Secretario de Salud ya que de él dependía el servicio cuando se habría cometido una seria irregularidad por parte de la enonces titular del 911, Dra. Patricia Carrasco, en Julio de 2008.

En los amplios corrillos del nosomio, se escuha por lo bajo, que Colombo espera la llamada del intendente, ya que se trata de un cargo político, y "apuestan doble contra sencillo", que la orden de Quevedo es consecuencia directa de las denuncias por el 911.

"Tengo la conciencia tranquila, hice lo que debía y se lo comuniqué en tiempo y forma a Breintestein", le habría dicho a sus allegados, el Director, Oscar Colombo.

Consultado el Dr. Quevedo respecto de esta versión, sólo se limitó a decir que "él no le había pedido la renuncia", aunque reconoció que cuando un nuevo jefe llega, tods las personas deben presentar sus renuncias para dejarle las manos libres, en este caso, a Roberto Santiago.

Comentá la nota