Internas calientes: Comenzaron los operativos para definir la conducción de la Cámara de Diputados

Todos los sectores políticos comenzaron con las negociaciones y especulaciones para lograr o continuar con el manejo de la Cámara baja provincial.

La discusión por la conducción de la Cámara de Diputados a partir del 10 de diciembre ya está en marcha. Pero lejos de ser un trámite para el Frente Cívico y Social, le podría significar un largo proceso de negociación, tanto interna como con otros sectores políticos, cosa que inicialmente no estaba prevista a partir de su triunfo electoral del 8 de marzo de este año.

Es que el Interbloque Peronista -aún partido y quebrado- se resiste a dejar el manejo de la Cámara baja y para ello se quiere meter en una grieta que deja abierta la interna radical. Es vox populi que los diputados del MIRA, que responden al intendente de Valle Viejo, Gustavo Jalil, están listos para "dar el salto" y dejar al brizuelismo sin la posibilidad de "recuperar" el espacio porque en él ha trabajado personalmente Eduardo Brizuerla del Moral cuando se puso la campaña al hombro. Se especula que en el armado del jalilismo cuentan con dos acólitos, uno por asumir y otro en funciones, más un díscolo de origen peronista que ocupó el lugar de independiente en la listas de marzo y que está dispuesto a "jugársela".

Y las apetencias del jalilismo de ejercer la conducción, a prima facie podría apaciguar la profunda interna entre kirchneristas, barrionuevistas y saadistas, que piensan más en los cargos -presionados por su propia gente- que se repartirían si prospera la maniobra, en el irreconciliable posicionamiento político de sus respectivos jefes.

Por lo pronto, desde el peronismo hacen número y calculan que a los 3 del MIRA le podrían sumar los 19 propios (incluídos los rebeldes) y alcanzar la mayoría para tener la Presidencia, aunque sea con nuevos socios.

De todos modos, es un salto al vacío para la tropa de Jalile, y saben que dentro de la UCR no habrá retorno posible, por eso evaluaban otras opciones que los dejen en carrera de cara a las elecciones partidarias de mediados del año próximo, donde aseguran que enfrentarán a los renovadores de Brizuela del Moral.

Como prenda de unidad

Justamente, esa profunda pelea entre jalilistas y brizuelistas, le permitiría al castillismo "ser prenda de unidad" y tomar el control en la figura de la actual senadora nacional Marita Colombo que asumirá el 10 de diciembre.

Es que la línea celeste no rompió con ninguno y saben que el MIRA no quiere votar a ningún alfil del Gobernador y que tranquilamente podrían acompañarlos.

Además de hacer valer los sobrados pergaminos y trayectoria de la legisladora que fue cabeza de lista en marzo, desde el núcleo fuerte del senador nacional Oscar Castillo conocen que el Movimiento Renovador no posee los números necesario en la Convención partidaria para imponer sus condiciones, y/o eventuales candidaturas, y que en todo esquema de negociación futura son imprescindibles. Y en esa línea, vuelven a emerger como "nexo" entre todos los sectores internos del centenario partido.

Así dadas las cosas, las posibilidades y aspiraciones del renovador Juan Pablo Millán se ven acotadas, y solo la figura de Silvina Acevedo podría hacer ceder a los chacareros, pero aún no se sabe si la actual secretaria de Cultura asumirá su banca, una porque trascendió que el primer mandatario no se quisiera desprender de "una de las pocas funcionarias que trabaja", según definió un operador oficial en diálogo con este diario.

Continuidad

En el Concejo Deliberante de la Capital, también hay movimientos, pero, en este caso, más ligth porque está prácticamente acordado que el actual presidente, Simón Arturo Hernández (h) continúe al frente del órgano deliberativo. En este caso, el sector celeste entiende que no es momento de tensar la relación con el brizuelismo por un espacio que no es determinante en el escenario político provincial.

Comentá la nota