Internas, ausencias y oportunidades bajo la sombra de dos eucaliptos

La pobreza no es un número sino humanos pobres. El Gobernador tiene dos líneas enfrentadas en su Gabinete pero no opta por ninguna. Extrañas ausencias en un acto. El conflicto del Parque Mitre, la oportunidad que tuvo Chango Alem y el afán del Intendente de recuperar la iniciativa. Los radicales, ante la gran encrucijada. Frase 1: La lucha por los eucaliptos se enmarcan en la necesidad de creer y pelear colectivamente por algo que tenga que ver con lo ético o lo ideológico. Frase 2: El Gobernador tiene dos líneas enfrentadas en su mismo gabinete. Ambas son no k pero él igual ya cerró con Kirchner.
El razonamiento parece simple, como extractado del liberalismo ortodoxo de Adam Smith. En ese sentido, los despidos o retiros voluntarios de la ex Terrabusi se debían a una caída de la demanda, algo que también tiene que ver con el nivel salarial.

El Gobierno se terminó creyendo sus propios índices y ese fue el obstáculo principal para hacer un real diagnóstico de la situación. Tuvo buenas intenciones, como los planes de promoción del consumo, pero fallaron las ejecuciones y el fracaso de esos programas fue estrepitoso.

La pobreza hoy se representa como un dato incierto, y nadie cree que sea el que enarbola el Gobierno o el opuesto que dice la oposición. Lo único cierto es que hay pobres, que son muchos, y que, como graficó el Ministro de Desarrollo Social de la Provincia, "han sido hasta expulsados de la pobreza para caer en la exclusión".

Entonces, por más que el Gobierno se empeñe en querer demostrar que la realidad son sus números, el rey está desnudo y no vestido, utilizando la parábola de Cervantes.

El absurdo es que el debate político se centró definitivamente en la representación de la realidad, es decir, los números, y no en la misma realidad de la pobreza y la exclusión.

Interna ministerial

Solamente el particular estilo de Daniel Scioli podría manejar la profunda interna que tiene en su propio gabinete. Solo él podría cerrar el trato con Néstor Kirchner y a la vez convivir con dos posturas anti o no-kirchnerista en su propio gobierno.

Por un lado, el Jefe de Gabinete, Alberto Pérez, se acerca cada vez más al duhaldismo cada vez más ortodoxo de los Isidoro Laso, su asesor, Eduardo Camaño, ministro de Gobierno, Federico Scarabino, un senador quilmeño, profundamente enemistado con Felipe Solá cuando éste le planteó la pelea a Eduardo Duhalde. Aunque enfrentado también con Alberto Balestrini quien a su vez tenía problemas con el caudillo de Lomas de Zamora. En fin, una suma de peleas transitivas.

En la otra vereda de esa interna gubernamental está el secretario general, José "Pepe" Scioli, con algún acercamiento a los sectores liberales del Pro, buscando parar al Gobierno en una pata liberal que hoy no tiene.

En tanto, Daniel Scioli, por una cuestión de supervivencia, se apresuró a lanzar su reelección para gobernador, y lo hizo para tranquilizar a Kirchner quien no descarta obligarlo asumir en la Cámara de Diputados para sacarse un posible competidor para 2011.

Con este prematuro lanzamiento, Scioli le está diciendo a su jefe que no tiene ninguna intención de postularse para la presidencia.

Por otra parte, la Provincia está pasando por un momento muy complicado y la situación tampoco da para pelearse con quien maneja la caja nacional. Según les informó el Ministro de Economía a la comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, se necesitarían 2.500 millones de pesos para llegar a fin de año, y no los tienen.

Ausencias

El ex intendente de Avellaneda y actual ministro de Desarrollo Social, Baldomero "Cacho" Alvarez de Olivera, aplaudió ayer y saludó la intención de Scioli de ser reelecto para la gobernación y lo consagró a Kircher como el líder del espacio. Como el peronismo es lo que va a ser, no se descarta que el día de mañana, Alvarez diga otra cosa y enarbole otras banderas, las de su pasado duhaldista.

El viernes, Alvarez presentó el Programa Envión, y luego estuvo en la inauguración de la nueva farmacia del CECO, evento en el que se dieron algunas curiosidades. Realmente la magnitud de la obra sindical no alcanzó a disimular algunas ausencias tan extrañas como significativas. Efectivamente, no asistió una parte importante de la camada joven del PJ, como Eduardo "Chino" Correa, Alberto Hernández, Gonzalo Bagú, y otros de ese mismo grupo, quienes vienen siendo desde hace tiempo firmes aliados de Miguel, lo acompañaron en las internas, luego integraron la lista del partido que participó en las elecciones del 28 de junio, pero hoy no estarían de acuerdo con aparecer en una foto con Isidoro Laso, uno de los aliados históricos del líder mercantil y concejal electo. El actual asesor de Alberto Pérez estuvo ayer en el acto, y no es esta la primera vez que estos jóvenes, que vienen de la vertiente de Florencio Randazzo, opuesta a la de Isidoro Laso o Scarabino, por citar algunos, faltan a una cita en la que el bolivarense haya estado presente.

Debate contradictorio

Julio "Chango" Alem jamás pensó que la situación se le presentaría tan en bandeja como la tuvo en la sesión del jueves. Astutamente sintetizó lo que otros habían dicho, y con mucho orden discursivo se presentó como el hombre que puso sobre la mesa la propuesta superadora. Y lo logró.

El Chango quedó ante los vecinos que reclamaban en contra la tala de los eucaliptos como el concejal de la solución. Y no desaprovechó la oportunidad. Se pasó a un cuarto intermedio para modificar el proyecto, se levantó, los hizo participar a los vecinos, y sacó algunos réditos para sus aspiraciones políticas.

En tanto, el oficialismo se debatía en su desconcierto, confusiones y olvidos. Pasó algo extraño, porque la propuesta de definir el tema a través del análisis exclusivamente técnico de un experto provincial la había tirado María Irene Blanco, de movida nomás, pero no pudieron hacerla pesar en el debate. Alem propuso exactamente lo mismo y tuvo la aprobación del Cuerpo y del público. ¿Por qué? Posiblemente la razón sea política. El tema se politizó y dentro de ese marco, la propuesta enunciada por Chango y no por María Irene, fue bien recibida por venir de un potencial o real opositor. Aunque también es cierto que el Gobierno demoró el diálogo y se dejó llevar por un clima de enfrentamiento.

El bloque oficialista olvidó algunos datos importantes, como que los 500 árboles que se están plantando en Pueblo Nuevo los paga el Municipio. Aunque no hay seguridad que eso hubiese gravitado en un debate ganado por las emociones y las subjeciones.

El viernes a la noche, el Intendente, dispuesto a recuperar la iniciativa, fue hasta la carpa y les pidió a los jóvenes que acampaban debajo de los eucaliptos que se fueran tranquilos, que no había ninguna necesidad de permanecer allí, muriéndose de frío, porque la Municipalidad no haría nada en contra de lo que se había aprobado en el Concejo. Y los invitó a dialogar en su despacho mañana lunes.

Comentá la nota