INTERNA EN EL RADICALISMO BONAERENSE Tras bajarse de la convención, la UCR Tandil dice que no había “garantías y transparencias”

17.11- La vorágine de los acuerdos de cúpula genera incertidumbre y hasta resistencia en el interior, más allá de la organicidad. Carlos Fernández explicó por qué pegaron el portazo en la convención de San Miguel.

Mientras se aceleran los acuerdos electorales en la oposición al kirchnerismo y los distintos partidos ensayan acercamientos a través de sus principales dirigentes, el radicalismo tandilense pegó el portazo durante la última convención de la UCR bonaerense que se realizó días atrás en la localidad de San Miguel.

A ese cónclave viajó el jefe de Gabinete Carlos Fernández que, junto a otros dirigentes de la oposición partidaria, decidió abandonar las sesiones para marcar el profundo malestar con el rumbo de las deliberaciones.

“En realidad, nosotros no compartimos la decisión adoptada por el oficialismo partidario respecto a la Junta Electoral. Entendimos que no debe haber mayorías y minorías allí, sino que deben existir garantías y transparencia para todo el mundo”, indicó ayer Fernández, en referencia a la retirada masiva ensayada a poco de iniciado el encuentro partidario.

De todas maneras, el dirigente anticipó que las diferencias no harían que el radicalismo deje de concurrir a los foros partidarios.

“Nosotros no hemos desistido de participar en ninguna oportunidad en ninguna de las instancias de la Unión Cívica Radical y esto no genera más que esto que sucedió. Por el momento, no hay mayores cuestionamientos que los que se conocen y se han expresado”, dijo.

Y paralelamente indicó: “No debemos buscar más de lo que es, porque tampoco significa más que la diferencia con una metodología y forma de conducción que está claramente marcada. Sobre esta cuestión, el radicalismo de Tandil se ha diferenciado y hemos aprendido a manejarnos sin estos procesos de diferencias internas. Me parece que nosotros hemos demostrado cómo se puede trabajar en conjunto, unificados, para llegar al gobierno, mantenerlo y hacer una buena gestión”.

Leopoldo y Federico

Lo cierto es que el resultado de la Convención, en la que se eligieron autoridades de ese organismo y de la Junta Electoral partidaria, dejó varios sectores heridos y la amenaza concreta de renuncia del presidente del Comité Provincia, Daniel Salvador.

Salvador está evaluando su alejamiento del máximo organismo de conducción de la UCR bonaerense. “Yo pretendía que en la Convención y en la Junta estuvieran representados todos los sectores, y eso no se pudo lograr”, indicó.

En rigor, los nuevos integrantes de esos dos organismos clave -uno es el que define las políticas de alianzas y el otro interviene en los procesos electorales internos-, pertenecen a los sectores que lideran Leopoldo Moreau y Federico Storani. Y Salvador pretendía que también hubiera representación de los alfonsinistas del Rapaca, del denominado Grupo Mar del Plata y de otros sectores internos partidarios, por caso, el que lidera Ricardo Campero, que presentaron una lista de autoridades alternativa y fueron derrotados.

Si bien el presidente del partido fue el candidato sostenido en su momento por el Modeso y la Con, entre otros, con el correr de los meses adoptó una posición independiente y hoy se define como “ajeno” a las líneas internas partidarias. “Quiero darle institucionalidad al partido y que participen todos los sectores y mi intención es volcar esto en hechos reales y concretos”, dijo Salvador. Y en relación a su posible dimisión afirmó que “lo estoy pensando, no lo descarto”.

La posible salida podría tener una repercusión más amplia, según especulan algunas fuentes partidarias. Ocurre que por estas horas se maneja la alternativa de que también dejen sus cargos en el Comité Provincia dirigentes de los grupos que perdieron la votación con el Modeso y la Con, en desacuerdo con los “manejos” de la mayoría.

Comentá la nota