Una interna le estropeó la caminata a Stolbizer en Tigre

Una interna le estropeó la caminata a Stolbizer en Tigre
Un sector que quedó fuera de las listas de candidatos le hizo pasar un mal momento.
Cinco de la tarde de ayer, y Margarita Stolbizer, primera candidata a diputada por el Acuerdo Cívico y Social en provincia de Buenos Aires, está por arribar a tierra del jefe de Gabinete Sergio Massa. Hasta entonces la mansa tarde bonaerense no prometía sorpresas y menos aún amargas. Pero las internas de Tigre pronto se colaron en la caminata que la candidata y sus correligionarios comenzaron en la céntrica esquina de Cazón y Sarmiento

El Acuerdo Cívico y Social que lidera Elisa Carrió se presenta con varias listas en provincia de Buenos Aires. Ayer, Stolbizer caminó por las calles de Tigre con el candidato a concejal Hugo Leber, de Acción Comunal, que integra junto al Acuerdo Cívico la lista 510.

"Hola, soy Margarita, y estoy en campaña", iba saludando Stolbizer cuando un pequeño grupo de Acción Comunal que se quedó afuera del Acuerdo Cívico y Social los increpó violentamente con banderas que decían "Leber vende" y comenzaron a vociferarle al candidato desde "¡rata, los favores se pagan!" "¡ladrón!" y "¡llamá a los milicos y reprimí!". Y se dirigían a la candidata, con tono algo más bajo: "¡Margarita, sepa con quien negoció!"

No eran más de 15 pero se metieron entre la caminata, a la par de Leber y hasta pareció que podría haber habido golpes. Pero nadie les contestó. Tampoco Mario Barbieri, Gerardo "Jerry" Milman y Pedro Tunessi, también en la lista a diputados por Buenos Aires junto a Stolbizer.

Los candidatos siguieron caminando, incómodos, con cara de piedra. Pero desde el grupo le atribuían a la gente de Massa el armado del mal trago, que pasó recién cuando en la sede de Acción Comunal de Tigre, Stolbizer se despachó firme y más relajada con su propuesta de gestión para la provincia. Afuera del local, Lidia Serrano repartía pochoclos gratis dentro de un cucurucho de cartón con el rostro y mensajes de Stolbizer. La pochoclera y militante ya se ha convertido en una suerte de personaje central del Acuerdo Cívico y Social.

Comentá la nota