LA INTERNA DEL PJ AGRAVA LA CRISIS DEL GOBIERNO El marinismo denuncia un “vaciamiento institucional”

Sin grandeza: la diputada Alegre, que tiene línea directa con el ex gobernador y actual senador Marín, aseveró que el gobernador Jorge “se ha visto jaqueado” por dirigentes de la Línea Plural. Cuestionó al vicegobernador Campo: “hay dirigentes que no están a la altura de las circunstancias, que privilegian lo sectorial y personal por sobre lo institucional. No hay grandeza. El orden de valores está invertido”.
La feroz interna del PJ pareció entrar ayer en un callejón sin salida: la diputada marinista Josefa Antonia Alegre apuntó con munición gruesa a algunos sectores del vernismo y denunció que persiguen un “vaciamiento institucional”. Aseveró que el gobernador Oscar Mario Jorge “se ha visto jaqueado”, protestó porque se siente víctima de una suerte de complot en la Cámara de Diputados, cuestionó algunas actitudes concretas del vicegobernador Luis Campo y lamentó que haya “dirigentes que no están a la altura de las circunstancias” y que buscan “que 4 ó 5 iluminados manejen los destinos tuyo, mío, de todos y cada uno, de la ciudad, de la provincia”.

Como si tuviera que hacer catarsis, Blanca Alegre convocó a una conferencia de prensa para hacer el planteo. Lo hizo en absoluta soledad: no asistieron ni compañeros de bloque (ni siquiera el otro marinista, Mariano Fernández) ni colaboradores. El disparador de sus declaraciones fue lo que ocurrió el jueves en la Cámara de Diputados, cuando la sesión se interrumpió, un episodio que ella consideró de una “gravedad institucional” inusitada porque “jamás pensé que podía llegar a cercenarse la palabra en un recinto legislativo”.

“Se permitió la violencia”

“La gravedad de lo que ocurrió no tiene que ver con lo personal. Se está deteriorando lo institucional. A mí es la única vez que me cercenaron la palabra en un cuerpo colegiado; me pasó una vez solamente cuando era muy joven, en un congreso peronista. Aquí lo que se me cercenó es el cumplimiento de mi obligación, se impidió la posibilidad de debatir y de escuchar. Fue un gesto que estuvo más cerca de la demagogia que de la democracia”, aseveró.

Alegre responsabilizó de esa situación no sólo al alboroto de las barras, sino principalmente al presidente de la Cámara, Luis Campo. “La barra avanzó en sus reclamos, pero debió haber un mínimo de racionalidad, como se ha hecho históricamente. Se permitió el agravio y la violencia”.

- ¿Pero por qué cree que ocurrió esta situación?

- Yo creo que tenemos que remitirnos a la interna del justicialismo. O a la interna de la interna de la interna. Y algunos afanes de proyección. A mí me parece que no hay grandeza y que hay quienes están pensando más en la conveniencia personal o en el interés sectorial que en las instituciones. Y esto que estoy citando es casi anecdótico, es la culminación de un proceso que viene de hace un tiempo. En el peronismo la referencia natural es Marín. El ha hecho un trabajo de armonía y contención y por eso su ausencia se nota tanto.

- ¿Le planteó esta situación al presidente de la Cámara?

- No tuve la oportunidad de planteárselo. Acá se traslada todo a lo institucional y por eso no puede pasar inadvertido. Yo no hubiera esperado nunca que se me impidiera hacer uso de la palabra. A veces también me ha pasado de querer informar al presidente sobre el tema del Parlamento Patagónico, que presido, y que creo es un ejemplo en el país. Pero no se puede, está todo deteriorado. El orden de valores está invertido. A lo mejor hay cosas que también son producto de la inexperiencia, de situaciones no previstas, o de poca motivación para poner orden... Pero algunos se han olvidado de lo que hemos hecho.

- ¿Pero a quién responsabiliza de esa situación, al vernismo?

- No sé... no sé si es el vernismo, si quieren pónganle ese nombre, yo no le pongo nombre... Son dirigentes que ponen por encima lo sectorial y pasan por encima de lo institucional. Yo espero que los dirigentes pongan un freno a esta escalada que vacía de contenido las instituciones y eso es muy grave. Hay una gran disputa interna dentro de la propia línea (Plural) y el gobernador hasta se ha visto jaqueado...

- ¿Cree que por eso su gestión aparece a veces como tan falta de decisión?

- Y... no debe ser fácil, es entendible... ¡Es tan obvio! Si quieren lo digo yo, pero no hace falta me parece... ¡si a los pocos meses de estar gobernando un diputado de la propia línea le presenta un proyecto de coparticipación sin consulta!

- ¿Habló de este tema con Marín?

- Puntualmente de lo que ocurrió ayer (por el jueves) no, pero venimos hablando de este proceso de vaciamiento y de sus responsables.

- ¿Usted cree que esta interna feroz en el PJ sólo se soluciona si Marín decide presidirlo?

- Es una posibilidad, lo más racional que puede ocurrir. Pero el peronismo es algo mucho más grande que el partido. Es un movimiento nacional y debe ser un proyecto que contenga a todos. Yo creo que hay una gran preocupación. Y más allá de mi respeto personal por Marín, y de que el cementerio está lleno de imprescindibles, Marín es la referencia natural del peronismo. Lo valioso es lo que él representa en el ideario colectivo.

- ¿Pero cuál sería el objetivo del oficialismo al concretar ese “vaciamiento”?

- Acá cada vez se busca excluir más a la gente de la toma de decisiones. Hay instrumentos de intereses mucho más fuertes. Hay una gran incertidumbre nacional y entonces más que rutas hay caminos vecinales... Y en esa pelea hay sectores que quieren que 4 ó 5 personas sean dueños del poder, como en la década del ’40. Ahora hay dirigentes que vienen del arte, del deporte, de la farándula, que a lo mejor son muy buenas personas, ¿pero puede ser que sean dirigentes nacionales? ¿Qué formación tienen para gobernar? Acá hay un objetivo de que 4 ó 5 iluminados sean los que manejen el destino mío, tuyo, el de todos, el de la ciudad y la provincia...

Comentá la nota