La interna del PJ, agitada por una toma

ROCA (AR).- El respaldo brindado por los legisladores Ademar Rodríguez y Silvia Horne a los vecinos que mantienen tomado un predio en el barrio Villa Obrera, de Roca, abrió nuevas heridas en el Partido Justicialista.

Fue una actitud "irresponsable, inconsulta y desfavorable a los intereses que persiguen los vecinos de Roca", sostuvo ayer el legislador Martín Soria.

"Venir a nuestra ciudad, y presentarse en compañía de los secuaces de Sartor con el objeto de brindar su apoyo a una toma de tierras privadas y públicas declarada ilegal por la Justicia y el Municipio, es un verdadero despropósito", agregó el diputado provincial sobre sus colegas.

Recordando el trabajo que hizo junto al titular de la bancada legislativa, Carlos Peralta, para paliar el déficit habitacional, Soria dijo que "todos los roquenses sabemos perfectamente que esa toma tiene particulares connotaciones políticas estrechamente ligadas al gobierno provincial".

De esta manera, el peronismo sumó un foco de conflicto a su frágil convivencia interna de cara a las elecciones del 2011.

De hecho, el partido tiene en el bloque legislativo el primer examen del año sobre su capacidad para alcanzar consensos, ya que en febrero debe definir si Peralta sigue como presidente o, como pretende el sector pichettista, la titularidad regresa a manos de Rodríguez.

Los integrantes del bloque de concejales del Frente para la Victoria también se refirieron a la presencia de los legisladores en la toma. A través de un comunicado, calificaron de "irrepresentativos" a Horne y Rodríguez y dijeron que "sorprende la ligereza con la que legisladores que en el recinto de la Legislatura no levantan la mano ni para saludar vengan a apoyar la ilegalidad y la clandestinidad".

Aseguraron que pasaron por "arriba" a las autoridades municipales, a los funcionarios y a la Justicia.

Comentá la nota