El interior siente más la inflación que la provincia de Buenos Aires

El interior siente más la inflación que la provincia de Buenos Aires
La inflación que mide el Indec en el área metropolitana de Buenos Aires no tiene relación con el aumento de precios que reflejan estadísticas provinciales
En el interior del país la inflación anual duplica con creces el aumento revelado por el IPC en el Gran Buenos Aires, según un informe elaborado por la consultora Economía & Regiones en base a Direcciones Provinciales de Estadísticas y Censos.

La diferencia entre GBA y el resto de las provincias relevadas se profundiza, si se considera la inflación acumulada durante los últimos doce meses.

Jujuy, con 22,5% es la provincia

donde más se siente la inflación acumulada en los últimos doce meses, con un incremento mensual promedio del 1,7%. Le siguen las provincias de Neuquén (17,9%), Misiones (17,5%), La Pampa (17,2%) y San Luis (16,9%).

Del otro lado de la escala se ubica el Gran Buenos Aires con una inflación anual de apenas 6,7% (en el período febrero 2008 versus febrero 2009), que mensualizada asciende al 0,5%.

Por otro lado, considerando la inflación acumulada durante el primer bimestre de este año, se observa una gran disparidad entre la provincia de Jujuy (2,4%) y el resto de las jurisdicciones que se ubican en torno al 1,5% mientras que la región GBA tiene los menores índices.

Efecto recesión

Sin embargo, en el interior del país se observa una clara desaceleración de la inflación minorista durante todo el segundo semestre del año y el primer bimestre de 2009. Las variaciones interanuales de los índices de precios minoristas se reducen sucesivamente los últimos tres meses en las ocho jurisdicciones relevadas. A su vez, una de las regiones (San Luis) exhibe síntomas deflacionarios.

Este fenómeno se manifiesta en un contexto de enfriamiento general de la economía argentina, de caída del precio internacional de los commodities y caída de la demanda de pesos, estimó la consultora.

El informe de E&R remarca que esto se da como consecuencia lógica de una caída en la actividad económica, se desgasta la demanda interna, poniendo un freno al incremento de los precios. Esto se explica porque el actual modelo económico se edificó sobre un tipo de cambio depreciado (dólar caro), que fue el principal pilar del modelo.

El tipo de cambio elevado permitió, dotando de competitividad (protección) al sector externo (a la industria) y brindando poder adquisitivo (vía retenciones) al sector público, tasas de crecimiento históricamente récord para la economía en el período 2003/2007.

Comentá la nota