El interior y el Conurbano se pelean por la policía

En las comunas del interior todavía no digieren el reparto de la coparticipación sojera y ahora se suma a su reclamo el recorte de efectivos policiales en sus calles para destinarlos al Gran Buenos Aires.
La primer disputa se dio por los fondos de coparticipación sojera que son enviados a los municipios que

[Soja policia montaje]

no tienen ni una hectárea sembrada de la oleaginosa en su territorio. Ahora, el interior provincial se queja porque el Conurbano les quita efectivos policiales de sus calles.

Más de 160 efectivos formados en Olavarría, egresados de la Escuela de Policía Juan Vucetich, tendrían destino en el Gran Buenos Aires y no volverían a para patrullar las calles de sus pagos.

La puja entre algunos municipios del interior de Buenos Aires y el Conurbano se planteó semanas atrás en el marco de las discusiones por el reparto de las retenciones a la soja. Ahora, se acentúa con la distribución de los nuevos policías.

Es que el ministro de Seguridad provincial, Carlos Stornelli, dispuso derivar a 163 policías al Conurbano, y no volverán a las comunas bonaerenses de donde provienen.

Estos nuevos policías formados en Olavarría, son oriundos de Azul, Tandil, Las Flores, Tapalqué, Rauch, Bolívar, La Madrid, Benito Juárez, Bahía Blanca, Punta Alta, Junín, Necochea y Coronel Suárez y Pergamino entre otros distritos. Y a principios de mes fueron derivados a comisarías de La Matanza, Tres de Febrero, Malvinas Argentinas, San Martín, Avellaneda, Lanús, San Martín, Ituzaingó y Hurlingham, según trascendió.

"Es imprescindible que los tres jóvenes de nuestro municipio que fueron al curso, vuelvan. Porque además no nos han enviado efectivos desde ningún otro lado. En esta zona ha habido un incremento importante de la inseguridad y aumentaron considerablemente los robos a las casas" dijo a 24CON el secretario de Gobierno del municipio de Pergamino, Gustavo Fernández.

El funcionario confirmó además que junto a los distritos de Junín y San Nicolás han "realizado gestiones" por el tema con el ministerio de Seguridad, aunque no por escrito, tal como hicieron las autoridades municipales de Necochea, Tandil y Bolívar, que enviaron una carta directamente a Stornelli para que revea la medida.

Juan Matías Simón, secretario de Gobierno de Bolívar, coincidió con su par de Pergamino y en diálogo con este diario alertó que se encuentran en "una situación de emergencia". "Nos han entregado móviles nafteros y nos dan 500 pesos por mes para abastecerlos, pero con ese dinero sólo alcanza para 12 días", enfatizó Simón al tiempo que sentenció: "Están haciendo un circo y no tenemos personal".

Antes, el intendente de Junín, Mario Meoni, había puesto el grito en el cielo: "Podría suceder que muchos de esos chicos o esas chicas, por cuestiones de familia, no puedan ejercer esa tarea en Tigre y den la baja".

"Queremos que vuelvan como estaba previsto y como se les había prometido a ellos, a los jefes de la policía local y a mí", agregó Meoni.

En el Conurbano, en tanto, las visiones son variadas. "Lo más lógico es que los agentes provinieran del mismo lugar de donde viven, de ser necesario le tendrían que dar el lugar suficiente en donde se presta el servicio, pero eso escapa a nosotros y es materia del ministerio de Seguridad bonaerense", explicó Nilda Romero, secretaria de Seguridad de General San Martín, uno de los distritos donde Storneli reasignó a los flamantes efectivos.

Por su parte, Alberto Rivas, secretario de Gobierno de La Matanza -donde también son enviados- dijo: "Nosotros siempre pedimos que lleguen más efectivos, y no sabemos de dónde van a venir. Me parece ridículo lo que plantean algunos intendentes del interior, mucho de ellos radicales, porque en definitiva la provincia es una sola y los recursos se administran en base a los requerimientos".

Es que además del recorte de nuevas camadas de policías, en el interior todavía no digieren el reparto del 30% de las retenciones a la soja. "Todo el Conurbano recibe un dinero que no tiene relación con lo que produce, aunque eso no debería ser criticable, sí es cuestionable el porcentaje que reciben", sostuvo el pergaminense Gustavo Fernández.

Por su parte, Juan Matías Simón opinó que para los municipios del interior "es un paliativo que no soluciona ningún tipo de problemas".

Comentá la nota