El interior anegado: en zonas de Corzuela cayeron 400 mm

El registro de lluvia en la localidad de Corzuela alcanzó los 190 milímetros, en un período que abarcó desde los primeros minutos del domingo hasta aproximadamente las 4:30 de la madrugada, con una fuerte tormenta eléctrica, con una lluvia copiosa y fuertes ráfagas de viento.
Esta cantidad de agua produjo anegamiento de varias calles, de distintos barrios como el Barrio Estudiantes, Obreros Unidos, Estrella del Sur, y Barrio La Represa, lo que obligó al municipio organizar varias cuadrillas que inmediatamente realizaron trabajos de asistencia a personas que tuvieron incluso agua dentro de sus domicilios pero que no fueron evacuados.

El intendente Gabriel Ninoff encabezó los trabajos que se realizaron en lo que respecta a la supervisión de desagües, y también en la asistencia a los afectados, confirmando que desde el gobierno provincial habría una ayuda inmediata para paliar posibles necesidades si las lluvias persistieran en las próximas horas. "Podemos decir que la situación está controlada, hay todavía algunos problemas que con el correr de las horas se estarán resolviendo, dado que el agua está escurriendo de manera normal; pero si las lluvias continúan la situación sería delicada", comentó Ninoff.

Los milimetrajes en la zona rural del departamento General Belgrano, no bajaron de los 120 milímetros y el caso más contundente fueron los 400 milímetros registrados en la zona rural de Loro Blanco, en el campo del señor Victorio Chico, a unos quince kilómetros al norte de esta ciudad, donde por espacio de tres horas aproximadamente, la lluvia dejó ese saldo con un paisaje desesperante. "Para tener una idea de la cantidad de agua, un tractor que tenemos dentro del galpón, tenía cubierto hasta la mitad del motor con agua, a esa altura está el agua, que gracias a Dios está bajando y ahora ya se puede ver el camino vecinal que corre a unos escasos metros de la casa"; relató el productor agropecuario.

Esta cantidad de agua trae consigo un perjuicio importante a este productor que el día sábado en horas de la tarde, culminó la siembra de girasol en su campo; en la zona este del departamento, precisamente en el paraje Pampa Alsina, se registraron 170 milímetros y allí la lluvia estuvo acompañada de un fuerte viento que derribó árboles frondosos y postes de electrificación rural por aproximadamente unos dos kilómetros. La zona rural, a esta altura del año, estaba con necesidad de lluvias dado que lo más fuerte de la siembra se había producido hace unas semanas atrás, y que este milimetraje de hecho puede traer algún perjuicio en algunos sectores si las precipitaciones continúan en las próximas horas.

Comentá la nota