Los intereses políticos detrás del pedido de autonomía de La Matanza

Por estos días circuló la noticia de la presentación de un Proyecto, y la defensa posterior por los medios de difusión, de algún diputado de la Coalición Cívica pidiendo la división de la Matanza, en este caso en cuatro Municipios.
Es un tema remanido para el principal distrito de la Argentina, que generalmente, parece basado en principios nobles como: propender a la descentralización y a la autonomía, que llevaría a mayores grados de participación y protagonismo, de cada uno de los cientos de miles de habitantes de La Matanza.

Pero a poco de leer, uno ve los argumentos que hacen radicales, y dirigentes de la Coalición Cívica, y así dice el diputado Martello, que presentó el proyecto de autonomía : "La Matanza constituye el 10 por ciento del padrón electoral del país. En la medida en que permanezca como está, seguirá siendo un feudo inquebrantable para cualquier fuerza alternativa al peronismo".

Entonces queda absolutamente claro que los ideales de federalismo, autonomía municipal, descentralización administrativa, económica, tributaria e incluso la posibilidad de buscar un regimen participativo para los vecinos y compatriotas no constituyen el objetivo de estos proyectos, sino simplemnete buscar la forma de sacar réditos electorales por intermedio de quebrantamientos territoriales.

Los millones de vecinos de esta región lo que necesitan es el reconocimiento de los ingresos que deberían tener en concepto de coparticipación tanto la Provincia de Bs As y La Matanza misma, para que sus habitantes tengan las mismas posibilidades en materia de salud, seguridad, educación y justicia que todos los argentinos.

Los mismos ingresos que permanentemente fueron negados por diputados y adherentes de estas fuerzas políticas opositoras, cuando se remarca la injusta distribución con el Municipio más poblado de la Argentina.

Lo que menos necesitan en estos años, es el aumento del gasto público, con la creación de cuatro Municipios, con cuatro Concejos Deliberantes, órganos Ejecutivos, y hasta distintas Justicias de Faltas, para aumentar geométricamente el gasto improductivo.

Comentá la nota