Intercambio de apicultores entre Mercedes y España

En Apícola Mercedes, los Bori reciben a Benigno Basteiro Rodríguez para compartir experiencias. “Aquí la cría de reinas es muy profesional”, marcó el visitante. Se mostró impresionado por la apicultura en las islas del Tigre.
Por estos días se está produciendo parte de un intercambio entre productores apícolas de un pequeño pueblito de España y la ciudad de Mercedes, con la presencia de un apicultor de Galicia en estas tierras, y que luego tendrá continuidad con la visita de un mercedino en Europa.

Benigno Basteiro Rodríguez (52) vino especialmente a la Argentina para hacer un intercambio de apicultura. Trabaja aproximadamente hace 20 años en el rubro, y por estas horas la pasa junto a los integrantes de la familia Bori, tradicionales apicultores de esta ciudad. “Estoy en la cabaña de los Bori, llevo 15 días por aquí y aproveché para hacer un curso de cría de reinas que dio la asociación de apicultores SADA”, dijo y comentó que la posibilidad del intercambio se dio tras una visita que hizo en enero. Además, confirmó que alguno de los mercedinos estará en España.

Basteiro Rodríguez es de Galicia, zona de Orense, y reside en un pueblito llamado Bembibre Viana do Bolo. Sobre las diferencias o similitudes en la actividad, dijo que eso depende mucho de la zona: “Aquí en Argentina se trabaja con más colmenas, se mueven más que en la zona mía del norte. Nosotros trabajamos con menos colmenas y quizás la rentabilizamos más”, afirmó.

En cuanto al consumo, dijo que en su experiencia está la venta anual para el mercado alemán y los precios son más altos. En su evaluación se trabaja muy profesionalmente de acuerdo a lo que vio en Mercedes: “En Europa depende de las zonas”, insistió, y dijo que viajó por varios países y va comparando unos y otros: “Aquí la cría de reinas es muy profesional”, marcó. “Se trabaja con celdas, y en España no es así", amplió. Además agregó que la "gente es muy acogedora aquí”, y aseguró que estará aproximadamente un mes en la Argentina.

Sobre la crisis, opinó que aún no repercutió porque hubo poca cosecha: “Hace falta miel entonces los precios están muy altos. Esto no se puede evaluar por ahora. Pero cuando el producto sube mucho un año, los dos o tres años siguientes la cosa cae. Se puede esperar eso”, dijo, y en cuanto a estrategias afirmó que “hay que acogerse y adaptarse al mercado y no se puede hacer mucho más”.

“Aquí lo que más me impresionó fue la apicultura en las islas del Tigre, trabajar la apicultura en barco nunca lo había visto. Me lo imaginaba porque lo había oído pero ahora tuve la oportunidad de estar allí en las colmenas”, destacó sobre esta experiencia con los integrantes de Apícola Mercedes y cabaña Tapiquí Blanco.

Comentá la nota