Interactuar e integrar, premisas clave para perfeccionar el sistema

El valor de la atención primaria, las necesidades, el recurso humano, las guardias, el presupuesto y el embarazo adolescente son enfocados por la flamante titular de un área clave en la vida de los bahienses.
En el cargo desde hace 38 días, pero con más de 20 años de trabajo en la Municipalidad, la secretaria de Salud, doctora Susana Elliker, está convencida de que los bahienses son bien asistidos desde la comuna. Argumenta que a no más de 15 cuadras de sus domicilios tienen alguna de las 56 unidades sanitarias y que el conjunto de éstas integra una de las redes públicas más grandes de atención primaria del país.

--Pero muchas veces se llega, por ejemplo, en la búsqueda de un clínico, y la enfermera responde que no hay.

--Es cierto, porque sólo tres unidades (White, Cerri y Cabildo) tienen servicio de emergencia, pero si el paciente necesita un clínico, se buscará resolverle el problema allí mismo, en otra unidad cercana o se lo trasladará al Hospital Penna o al Municipal. Si antes fue asistido en otra unidad, media una comunicación interna sobre la historia clínica.

"Los turnos se entregan en el día y la demanda se asiste diariamente, excepto alguna programada por control de embarazo o de niño sano.

"Tenemos las puertas abiertas y estamos dispuestos a ofrecer soluciones", asegura esta pediatra que inició su trayecto por el servicio municipal en 1989.

--¿Qué necesidad considera clave?

--La de una mayor interacción e integración. El paciente debe entrar por el primer nivel de atención en las unidades sanitarias, a través del equipo de Salud. Y resalto la figura del conjunto, porque la enfermera es la que abre la puerta y la que da la mayor contención. Después, entran en acción médicos, asistentes sociales y psicólogos...

--¿Y el hospital?

--Debe ser el segundo nivel de atención, para, por ejemplo, cuando necesitamos una interconsulta. Debemos complementarnos y trabajar aunadamente, como lo estamos haciendo con el servicio de emergencias prehospitalario, el 911, que, desde 2008, depende del Municipal y tiene sus bases en las unidades sanitarias de White y de Cerri.

"Si logramos una buena integración, que se tuvo, se mejorará muchísimo y no se superpondrán acciones, porque el recurso humano es escaso. Contamos con 315 agentes".

--¿Se refiere a los médicos?

--Básicamente, a los médicos y a quienes hacen guardias y actividad asistencial.

--¿El problema es sólo del ámbito público?

--Del privado también, aunque seguramente hay diferencias de dinero. El público ha ido mejorando los sueldos, con mayores bonificaciones para las guardias, pero las últimas generaciones de médicos rechazan ese servicio, tanto en el ámbito público como en el privado.

--¿Cuánto se paga por guardia?

--Unos 1.050 pesos para guardias de 24 horas.

* * *

Susana Elliker explica que el sistema de atención primaria está organizado en ocho áreas programáticas, que coinciden con las delegaciones municipales. Cada equipo es coordinado por un profesional, legitimado por concurso; una enfermera fija y una o dos volantes, psicólogo, asistente social, médicos de distintas especialidades, obstétricas y odontólogos.

Señala que en un área, por ejemplo la Norte, hay dos ginecólogos que se distribuyen en las seis unidades sanitarias del sector. Y, como se trata de personalizar la atención y de que cada paciente tenga su médico de cabecera, el recurso económico no alcanza para un profesional por sala, pero sí se cubre con el equipo de área.

--¿Con qué premisa asumió la secretaría de Salud?

--Con la de continuar el plan Sistema Integrado de Salud Para Bahía Blanca 2007-2011, que presentamos con los doctores Guillermo Quevedo, hoy concejal, y María Gisela Ghigliani, subsecretaria de Salud. La tarea también se lleva adelante con Angélica Padula (Salud Comunitaria), Jorge Groppa (Programa y Gestión), Eduardo Iezzi (Bromatología), Juan Pablo Esandi (Epidemiología) y Gerardo Deblauwe (Calidad).

"En este rol, donde permanentemente debemos adecuarnos a los nuevos desafíos, como el de la gripe A y la emergencia hídrica, nos proponemos profundizar el proceso de integración; primero, desde lo público y, también, con las instituciones privadas y diversas organizaciones no gubernamentales".

--¿Qué se intensifica y qué se atenúa, durante el verano?

--Hay que acentuar la tarea con el control alimentario y el agua, un recurso que se agota en todo el mundo; mantener y controlar los espacios de recreación con piletas y sostener la actividad asistencial desde las unidades sanitarias y el hospital.

"En cambio, se baja la intensidad en promoción y prevención, que se retomarán fuertemente en marzo, cuando se reanuden las clases, aunque también proyectaremos esa labor a los clubes y sociedades de fomento, para llegar a los adolescentes que no están incluidos en la escuela y que nos preocupan mucho. Por eso compartimos la labor con la secretaría de Promoción Social y Desarrollo Humano".

--¿Qué indican las estadísticas respecto del embarazo adolescente?

--Según los datos de Penna, la única maternidad pública de la región, estamos entre el 15/16 por ciento, entre 2.300 y 2.500 partos por año, cuando la media, en la Provincia, es del 18.

--¿Se mantiene el programa de prevención?

--Dentro del eje Educación y Salud, hace más de dos años que vamos a todas las escuelas públicas del partido y trabajamos con los chicos de entre 14 y 18 años, en talleres sobre salud sexual y procreación responsable; primordialmente, en prevención de embarazo adolescente y enfermedades de transmisión sexual.

"El segundo encuentro incluye un buzón de preguntas anónimas y luego, en el colegio, se prolongan las actividades, que finalmente se expresan en el Teatro Municipal, por medio de videos, danza o música, como pasó el año último".

--El presupuesto de este año suma 23.345.864 pesos para su área, y 73.919.300 para el Municipal. ¿Es suficiente?

--Nunca es suficiente un presupuesto para salud, pero nos tenemos que adaptar a las circunstancias. Con este dinero, podemos llevar adelante nuestro proyecto. De todos modos, para el primer nivel de atención, recibimos ayudas de la Nación y la Provincia, que nos permiten reforzar recursos humanos, medicamentos e insumos.

--¿Bajó el porcentaje para las unidades sanitarias?

--Sí, un punto, aunque el presupuesto general se incrementó para todo el Sistema Integral de Salud y corresponde al 28,8 por ciento del total municipal de este año. Lo cierto es que se priorizó el hospital Municipal, para concluir el área de Terapia Intermedia, su equipamiento y la conformación del recurso humano, que, en definitiva, representará un importante beneficio para toda la comunidad.

--Trabajó en las intendencias de Juan Carlos Cabirón, Jaime Linares, Rodolfo Lopes y, ahora, en la de Cristian Breitenstein. ¿La política ha condicionado su gestión?

--Nunca tuve dificultades. Ejerzo mi función desde lo técnico, convencida de que la promoción y la prevención son fundamentales, y del valor de la atención primaria, pero nunca pensé en llegar a ser secretaria de Salud.

Detalles

1.200.000

prestaciones se registraron en las unidades sanitarias durante 2009. Allí se atendieron más del 55 por ciento de las consultas ambulatorias, incluidas las de los hospitales Penna y Municipal. En 2008, fueron 1.004.000.

0800-666-2244

es el teléfono donde se reciben denuncias sobre falencias en el servicio municipal de asistencia sanitaria.

Protagonista.

Susana Elliker nació en Cipolletti (Río Negro), se graduó en La Plata en 1977, y se radicó en Bahía Blanca cuando se casó con el médico César Gimeno. Cumplió la residencia en el Hospital Penna y también trabajó en la Región Sanitaria 1. En la Municipalidad, fue coordinadora de Areas Programáticas, subdirectora de Medicina Asistencial, directora de Atención Primaria y, entre 2007 y 2009, subsecretaria de Salud. Tiene dos hijos.

Perdura la contaminación en Maldonado

Susana Elliker reiteró que no se piensa habilitar el balneario Maldonado, porque los nuevos análisis de Bromatología ratificaron los valores anteriores; es decir, 1.100 colonias de streptococcus fecales cada 100 mililitros, cuando el máximo admitido por la Autoridad del Agua es de 36.

La descarga de líquidos cloacales, a pocos metros del principal centro recreativo público de verano, continúa sin el correspondiente tratamiento en la planta depuradora de la Tercera Cuenca.

La secretaria de Salud indicó que, durante un reciente encuentro personal, las autoridades de ABSA admitieron que no terminan de poner la planta a punto y se comprometieron a regularizarla prontamente.

Comentá la nota