Intentó matarse la novia de un testigo del Triple Crimen

La hallaron en las mismas vías donde murió su novio. La joven tiene 30 años y estaba al tanto de todo lo declarado por su pareja, quien resultó clave para que detuvieran a cuatro sospechosos. Un policía la encontró cuando se ataba una muñeca a un riel.
Eligió casi la misma hora y el mismo lugar en el que murió su pareja: las cinco de la mañana y las vías del ferrocarril San Martín, a metros de la estación Villa del Parque. Natalia, la mujer de Emiliano Marcos -testigo clave de la investigación del Triple Crimen de General Rodríguez-, intentó quitarse allí la vida ayer a la madrugada. La joven no logró su objetivo porque un policía de la comisaria 45° la rescató, tras ser alertado por vecinos que la vieron pasar descalza, mal vestida y llorando a los gritos.

Natalia, que también declaró como testigo en la causa del Triple Crimen y estaba al tanto de todo lo declarado por su marido, había quedado muy shockeada después del reconocimiento que tuvo que hacer de su cuerpo. Tras su muerte, que para ella nunca se trató de un suicidio, la joven perdió un embarazo de tres meses y medio y se deprimió, según sus allegados. De todas formas, nada hacía prever que intentara quitarse la vida.

Tanto sus abogados, como el fiscal Juan Bidone -que investiga el Triple Crimen- estaban ayer realmente asombrados. "Hablé por última vez con Natalia el miércoles, cuando la llamé para saludarla por fin de año y saber como andaba. No la noté para nada deprimida. Más bien estaba tranquila porque me manifestó varias veces su confianza tanto en esta fiscalía como en el juez Julián Ercolini, que tiene a cargo la causa de la muerte de su esposo. Me llama mucho la atención", le contó Bidone a Clarín.

La mujer de Marcos estaba al tanto de todo lo que había declarado en la causa del Triple Crimen su marido, ya que él prestó testimonio en su propia casa y delante de ella. Las palabras del joven, que apareció muerto en las vías el 15 de noviembre último, fueron parte de las pruebas utilizadas para detener a los cuatro acusados que hoy tiene el expediente.

El intento de suicidio de Natalia fue descubierto ayer a la madrugada. El subinspector Sebastián Fernández, de la comisaria 45°, fue el que llegó a la estación de tren y encontró a la joven, de 30 años, acostada sobre las vías y a punto de sujetarse una de sus muñecas al riel, según contaron fuentes policiales. El departamento que compartía con Marcos queda a pocas cuadras de allí, también en Villa del Parque.

Natalia fue trasladada de inmediato al hospital Abel Zubizarreta, donde fue asistida. "Está bien físicamente, aunque alterada emocionalmente", dijo a Clarín una fuente del caso. Al cierre de esta edición fue derivada a una clínica privada para recibir contención psicológica.

Un detalle curioso es que, luego de que se hiciera pública la conexión entre la extraña muerte de Marcos y las órdenes de detención emitidas contra los cuatro sospechosos de matar a Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, se había anunciado que Natalia contaría de inmediato con una custodia permanente.

Ante la evidencia surgida ayer de que la joven no estaba custodiada, Gendarmería Nacional -fuerza encargada de dicha tarea- salió a aclarar que no ejerce una vigilancia constante sobre Natalia. "Gendarmería Nacional Argentina no mantiene custodia permanente de la persona en cuestión y, conforme a la orientación emanada del Juzgado interviniente, se le brinda custodia no permanente y a su requerimiento para los traslados que realice fuera de su domicilio, previa comunicación con la ciudadana", indicó un comunicado emitido ayer. Lo que habría ocurrido es que la testigo salió de su departamento sin avisar a nadie.

La relación de esta pareja con el Triple Crimen comenzó porque el novio de Natalia era estudiante de Bioquímica y trabajaba en una farmacia que vendía anabólicos y suplementos dietarios para deportistas. Desde allí se habría relacionado con el entorno de quienes habrían cometido el Triple Crimen.

Quizá por eso es que Natalia nunca creyó en el suicidio de Marcos. "Yo quiero que se investigue. Esto no puede quedar así. No había motivos para eso. El estaba feliz. No fue ni suicidio ni accidente. Lo mataron por su declaración en la causa. No hay dudas", le había dicho a Clarín.

Si Natalia hubiera logrado su objetivo, se hubiese convertido en la tercera persona vinculada al Triple Crimen que muere en un supuesto suicidio: el primero fue Ariel Vilán, un amigo de Forza que se tiró desde un balcón.

Comentá la nota